Analizamos, palabra por palabra, el polémico, tardío y escueto comunicado de Isabel II sobre la entrevista de Meghan Markle y Enrique de Sussex con Oprah Winfrey: "algunos recuerdos pueden variar"

Ideas suicidas, una boda secreta, racismo (¿por parte de Carlos de Gales?), discriminación con el pequeño Archie, el sufrimiento de Diana de Gales siempre presente… En su explosiva entrevista con Oprah Winfrey, Meghan Markle y Harry de Sussex no dejaron títere con cabeza en la Familia Real Británica. Ahora, resulta que la hermanastra de la actriz, Samantha Markle, asegura que la pareja miente y muestra pruebas. Pero no es la única que cuestiona las polémicas declaraciones de los Duques de Sussex: en un tardío y escuelo comunidado oficial, la Reina Isabel II parece tender una mano a la renciliación a la vez que duda de la veracidad de todo lo contado en ‘prime time’ en los medios de comunicación ante millones de espectadores.

https://www.instagram.com/p/CMNf9l6nE0M/

Una publicación compartida de Point De Vue (@pointdevue)

“La familia al completo está muy triste al darse cuenta de lo difíciles que han sido los últimos años para Harry y Meghan. Todos los asuntos tratados, especialmente los que tienen que ver con el racismo, son muy preocupantes. Aunque algunos recuerdos podrían variar, los tomamos muy en serio y serán tratados por la familia en privado. Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos en esta familia”, reza el comunicado oficial que ha hecho público el Palacio de Buckingham. Pero, ¿qué quiere decir en realidad?

En cinco líneas, la Reina Isabel despacha el asunto y responde a una entrevista de casi dos horas que ha conmocionado al mundo, y parece lamentarse de lo ocurrido como un hecho ajeno a la Familia Real, como si le pillara todo por sorpresa y nadie en Buckingham Palace supiera lo que ocurría a los Duques de Sussex (“la familia al completo está muy triste al darse cuenta de lo difíciles que han sido los últimos años para Harry y Meghan”). ¿De verdad nadie sabía nada en una familia en la que no se puede dar un paso sin que se entere la monarca?

Además, parece que la Reina busca el acercamiento y la buena sintonía con la pareja (“siempre serán miembros muy queridos en esta familia”), incluso condena lo ocurrido (“todos los asuntos tratados, especialmente los que tienen que ver con el racismo, son muy preocupantes”), pero no se entrevé ni el más mínimo signo de culpa ni, mucho menos, arrepentimiento.

Pero eso no es lo más llamativo que se desprende de su escueto comunicado, que ha tardado casi dos días en dar respuesta a las explosivas declaraciones de Meghan y Harry. La puntilla final llega cuando la Reina duda de la pareja, expresa que “algunos recuerdos podrían variar” (¿están diciendo que la pareja miente?) y parece afear el hecho de que lo hayan contado todo en ‘prime time’ ante millones de espectadores: “[estos asuntos] serán tratados por la familia en privado”., una manera ‘elegante’ de decir que los trapos sucios se lavan en casa. En este caso, en Palacio.

De momento, Meghan Markle y Harry no han vuelto a hacer declaraciones, ¿contraatacará la pareja al comunicado de la Reina Isabel II? La guerra de los Windsor parece que no ha hecho más que empezar

Fuente: Leer Artículo Completo