Chrissy Teigen regresa a Twitter solo 23 días después de anunciar su marcha definitva

Un mes. O para ser más exactos, 23 días. Ese es el tiempo que Chrissy Teigen ha aguantado sin Twitter después de que anunciara con todo el dramatismo posible que abandonaba la famosa red social harta de insultos y de ataques. Un adiós en teoría definitivo al que la modelo acaba de poner punto final reconociendo que igual esa no era la mejor estrategia para acabar con la toxicidad en un lugar en el que lleva reinando tanto tiempo.

“Al final resulta que es terrible silenciarte a ti misma y no poder disfrutar durante el día de tantas carcajadas aleatorias y, encima, perder como a 2000 amigos a la vez. Así que he decidido quedarme solo con lo bueno y olvidar todo lo malo” afirmaba hace solo unas horas Teigen en un mensaje que ha dejado muy sorprendidos a sus millones de seguidores, que rápidamente han celebrado su regreso con miles de mensajes dándole las gracias por no rendirse y permitir así que los malos ganen la partida.

Se trata sin duda de toda una victoria para la famosa red social, que recupera a su reina después de que en los últimos días haya visto como perfiles mediáticos de lo más variopinto cerraban su cuenta quejándose del mal ambiente que se ha instalado en sus muros. Entre ellas, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Aunque este retorno de Teigen demuestra que siempre hay tiempo para reconsiderar esta decisión. Más que nada porque nadie habría apostado por este retorno después de leer el mensaje que dejó hace semanas explicando las razones de su abrupto adiós a Twitter.

“¡Hey! Durante diez años vosotros habéis sido mi mundo. Honestamente os debo mucho por lo que hemos construido juntos aquí. Realmente os considero a bastantes mis verdaderos amigos. Pero ha llegado el momento de decir adiós”, aseguraba entonces la mujer de John Legend.

“El problema es que esto ha empezado a influir en mi de manera más negativa que positiva, así que no me ha quedado más remedio que hacer algo al respecto. Porque mi objetivo en esta vida siempre ha sido hacer feliz a los demás. Por eso siempre he interpretado aquí el papel de chica dura capaz de todo, aunque en realidad esa no soy yo”, admitía.

“Mi constante deseo de gustar a todo el mundo, y también mi miedo a cabrear a la gente, me han acabado convirtiendo en alguien muy distinta. Ahora soy un ser humano muy diferente a cuando comencé a escribir aquí”, justificaba antes de dar un consejo a sus seguidores.

“Os animo a todos a que no olvidéis nunca que vuestras palabras importan. Lo digo porque durante años he recibido tantos golpes por parte de supuestos seguidores que ha llegado un punto en el que, honestamente, estoy profundamente magullada. Por supuesto yo he cometido muchos errores a lo largo de estos años, y encima frente a cientos de miles de personas. Y siempre he rendido cuentas por ello. Gracias a eso he aprendido muchísimo aquí. Todo menos una cosa: bloquear la negatividad”, reconocía.

“Soy una persona muy sensible, ¿de acuerdo? No es que quiera ser así, simplemente lo soy. Pero los amo, chicos, y valoro y atesoraré siempre el tiempo que hemos pasado juntos. De verdad”, concluía en lo que parecía iba a ser su epitafio en Twitter. Nos alegramos de que no haya sido así.

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de VANITY FAIR

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo