Clásico pero muy rejuvenecedor: Harry estrena un nuevo corte de pelo

A la espera de poder iniciar la producción de todos esos proyectos audiovisuales que van a crear en exclusiva para Netflix, tanto Harry como Meghan Markle siguen de momento disfrutando de la tranquilidad que les ofrece su casa en California. Una mansión infranqueable para cualquier paparazzi gracias a la que han conseguido lo que durante su etapa como royals parecía imposible: que solo veamos imágenes de su vida cuando ellos, y no personas ajenas, deciden compartirlas.

Esa al menos ha sido la tónica habitual desde que se declaró la pandemia, situación que ha obligado a los Sussex a permanecer la mayor parte del tiempo encerrados en su casa de Santa Bárbara junto a su hijo Archie. Un semiconfinamiento voluntario en el que han tenido la pantalla del ordenador como única ventana al mundo exterior.

Así, salvo sus contadas salidas para ayudar a repartir comida a vecinos afectados por la crisis sanitaria junto a una ONG, la mayoría de contactos de Harry y Meghan con el mundo real ha sido a través de las videoconferencias que han mantenido con diferentes asociaciones en las que colaboran para lanzar un mensaje de optimismo y esperanza ante la delicada situación en la que vivimos.

Mensajes como el que hoy mismo ha grabado Harry en apoyo a Trailwalker Relay, un evento organizado por Gurkha Welfare Trust y Oxfam con el objetivo de recaudar dinero para eliminar la pobreza del mundo en el que Harry ha hablado de su especial conexión con una de las zonas más necesitadas en este momento, Nepal, que visitó para conocer de primera mano la terrible devastación que dejó el terremoto que asoló el país en 2015.

“Edificios, templos, casas y pueblos enteros fueron demolidos. Pero estaba claro que a pesar de todo lo que enfrentaron los nepaleses, su espíritu y resistencia nunca se debilitaron. Había un claro sentido de cuidado y compasión del uno por el otro”, recordaba el príncipe en su mensaje.

A post shared by Trailwalker UK (@trailwalkeruk) on

Aunque no han sido sus palabras, sino el nuevo corte de pelo de Harry, lo que más ha llamado la atención de los seguidores de los Sussex. Un look mucho más pulido de lo habitual conseguido gracias a que ha rebajado bastante el cabello que crece a los lados mientras que en la cabeza mantiene el mismo largo de siempre pero peinado hacia arriba.

Un truco muy habitual para disimular la incipiente alopecia que, por otro lado, Harry nunca ha pretendido ocultar. En cualquier caso, estamos ante un estilismo capilar que, junto a su barba recortada, le hace parecer mucho más joven de los 36 años que recientemente cumplió.

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de VANITY FAIR

Fuente: Leer Artículo Completo