Del suicidio de Steve Bing a su historia de amor con Hugh Grant: todos los hombres (y la mala suerte) de la vida de Elizabeth Hurley

Hace más de década y media que Elizabeth Hurley, inolvidable como mujer Versace en los 90, modelo icónica de Estée Lauder y presencia constante en el cine y la televisión, se separó de Steve Bing, el productor de Hollywood padre de su único hijo. Sin embargo, la noticia de su suicidio le ha afectado terriblemente, prueba de que Hurley superó las desavenencias que les alejaron durante un tiempo (él se negó, en principio, a reconocer su paternidad). La verdad es que la actriz no ha tenido una vida sentimental demasiado afortunada, si es que podemos medir la suerte en la longitud de las relaciones. Si descontamos los rumores de affaires sin confirmar, vemos cómo la actriz ha apostado siempre por relaciones estables que, sin embargo, no siempre han logrado prosperar. Nada que ver con la fortuna que ha tenido en los negocios: se le calcula una fortuna de más de 30 millones de euros, con una casa espectacular en Gloucestershire valorada en alrededor de 6 millones de euros y una casa en Chelsea cuya propiedad comparte con su primer gran amor, Hugh Grant.

Tras el suicidio de Steve Bing, un sobresalto inesperado que ha sacado a a luz una depresión de la que el millonario no pudo librarse, tendrá que resolverse una herencia complicada, ya que el fallecido trató de sacar de su testamento a Damian, el hijo que tuvo con Elizabeth Hurley, y a Kira, la hija que tuvo con la ex campeona de tenis Lisa Bonder. Pleiteó para que se le impidiera heredar en base a que habían sido concebidos fuera del matrimonio, pero el juez denegó esta posibilidad.

Por suerte, Elizabeth Hurley no ha tenido este tipo de problemas económicos con el resto de sus relaciones. Conoció a Hugh Grant en 1987, en el rodaje en España de la película de Gonzalo Suárez “Remando al viento”, y desde entonces se hicieron inseparables. Formaron la pareja británica con más ‘hype’ del momento, hasta que él fue pillado por los paparazzi mientras solicitaba los servicios de una prostituta. Ocurrió en 1994, pero ella no quiso que la relación terminara por ese motivo. Al final, se separaron en 2000, pero con una relación de amistad intacta. De hecho, Hugh Grant es el padrino de su único hijo.

En 2002, Elizabeth Hurley vivió una brevísima relación con Steve Bing, el padre de su hijo. Ese mismo año conoció a Arun Nayar, heredero de un imperio textil indio y propietario de una empresa de software. Se casaron en una gran boda india en 2007, sin acuerdo prematrimonial mediante. Con la separación en 2010 y el divorcio en 2011, se barajó la posibilidad de que la actriz tuviera que pagarle a su ex marido alrededor de 15 millones de euros, ya que la fortuna e ingresos de ella eran considerablemente superiores a los de él. La causa de divorcio se llama Shane Warne y es jugador de cricket.

Su romance con Warne fue intenso e incluso se llegó hablar de boda, pero tampoco pudo durar: oficializaron su relación tres meses de después de anunciar el divorcio con Nayar en 2011 y terminaron definitivamente en 2013. En mayo de este año, el jugador confesó en la prensa que echaba de menos a Hurley y que los años que pasaron juntos habían sido “los mejores de su vida”. No parece que vaya a existir reconciliación. Hurley está absolutamente centrada en su firma de bañadores y bikinis que ella mismo publicita en su perfil de Instagram y en su hijo. “He decidido llevar mi vida sentimental más privadamente”, confesó tras su última ruptura.

Fuente: Leer Artículo Completo