El Club de las Malasmadres: una lucha común por la conciliación

“El Club de Malasmadres es una comunidad emocional de madres con mucho sueño, poco tiempo libre, alergia a la ñoñería y ganas de cambiar el mundo”. Así se autodefine este grupo de madres que nació en 2014 con un objetivo claro: desmitificar la maternidad y romper con ese mito de ‘la madre perfecta’, que todas las que tenemos hijos llevamos grabado a fuego. Laura Baena es la fundadora de este club de mujeres que no quieren renunciar a ver crecer a sus hijos, pero tampoco a su carrera profesional. Ella tuvo que hacerlo…

Laura Baena La maternidad me llegó en un momento profesional complicado porque me di cuenta de que la publicidad, sector en el que trabajaba, no era lo que esperaba. Yo ya veía que era complicado conciliar, incluso antes de tener hijos, pero lo que no creía era que la maternidad iba a convertirse en el gran techo de cristal de la mujer. Cuando volví al trabajo, intenté pactar un horario mejor, pero se fue complicando todo y me di cuenta de que me había metido en la rueda de horarios imposibles, siendo, además, madre. Viví una situación difícil, porque después de 5 años dejándote la piel, no pensé que me dirían que aquella no era una empresa para ‘mamis’ y ‘bebés’. Fue cuando empecé a perder el control de mi vida y a sentirme mala madre y mala profesional.

C. Pero se dio cuenta de que no estaba sola…

L.B. Comencé a desahogarme en Twitter, cada noche a las 22.00 horas, porque era cuando tenía la casa en orden y en silencio. Así empecé a compartir, con humor, mis anécdotas diarias de mala madre. Contaba cómo no podía llegar a todo, me quejaba de cómo nos había engañado la sociedad con ese concepto de ‘superwoman’, preguntaba: ¿por qué te canonizarían como mala madre hoy?…

C. Vio que tenía publico…

L.B. Fue una revolución, porque empezaron a salir todas las malas madres del armario (Risas). Eso te ayuda a sentirte menos sola, más liberada, con menos exigencia, porque no debemos olvidarnos de nosotras. Siempre digo: “que la ‘M’ de madre, no debe aplastar tu ‘M’ de mujer”.

C. Hoy ya son 700.000 las seguidoras de este club… Nos acompañan dos de ellas. En primer lugar, Ana Belén González, despedida al saber en su trabajo que estaba embarazada…

Ana Tardaron solo 20 días…

C. Pero, es ilegal…

Ana Eso es lo que, supuestamente, nos han vendido. La empresa indicó en mi carta de despido que lo hacían por una disminución de ingresos, por una caída de las ventas en la compañía. Se acogen siempre a la parte económica. Ahora, tengo la suerte de trabajar en Mupro Hispania, una empresa que me permite conciliar.

C. Porque, afortunadamente, existen casos de sociedades que son un ejemplo de flexibilidad y conciliación, como la empresa de marketing telefónico, donde trabaja Nagore Valera…

Laura Baena Acom Digital apostó desde el principio, porque la mayoría de los empleados fueran madres. Si yo quiero llevar a mi hijo el primer día de cole, lo hago sin problema… Si el niño se pone malo, puedo atenderle. En verano nos dan la posibilidad de cogernos una excedencia, no remunerada, para poder conciliar, porque en vacaciones es más complicada, todavía, la conciliación.

C. O sea, que es viable…

Ana Es viable, pero complicado, hace falta mucho, todavía… A día de hoy, yo diría que es casi imposible.

C. Es que es algo en lo que debería involucrarse toda la sociedad, porque no es solo una cosa de mujeres…

Laura Baena Efectivamente, es algo de todos, de las empresas, de las familias y también del gobierno, aunque las madres somos las mayores afectadas, porque la lucha por la conciliación comienza con tu propia renuncia. Yo lo hice porque era inviable. Ahora el Club de Malasmadres concilia y somos ejemplo de empresa que lucha a diario por tener un horario de 8.00 a 15.00 todo el año, pero con una implicación por ambas partes. La empresa no es la única culpable, tenemos que cambiar todos la filosofía laboral. En España no tenemos cultura del emprendimiento y de la responsabilidad en el trabajo, más allá del horario. Hay que empezar a trabajar por objetivos, así no se nos apartará a las madres del mercado laboral.

C. El próximo domingo, 13 de octubre, tenemos una cita: la segunda edición de la prueba: ‘Yo no renuncio’ del ‘Club de Malasmadres, para romper el muro de la desigualdad. Será un recorrido de 5 kilómetros con 13 obstáculos que simbolizarán esas barreras con las que nos encontramos las mujeres en nuestro día a día a la hora de tratar de conciliar familia y trabajo, porque no olvidemos que, todavía hoy, 6 de cada 10 mujeres se ven obligadas a dejar su carrera profesional…

Laura Baena Hay muchas barreras, desde el techo de cristal, las tareas invisibles, la falta de corresponsabilidad…

Ana Los horarios laborales, el mantenimiento de los roles tradicionales, la falta de tiempo libre para el ocio…

Laura Baena Nuestro deseo es que algún día no haya que correr ni haya obstáculos que derribar. No es solo una carrera…

Nagore El año pasado tuvo mucha repercusión y no solo porque asistieran el Presidente del Gobierno, Begoña Villacís o Isabel Díaz-Ayuso.

Laura Baena Pedro Sánchez corrió conmigo y fueron los 5 kilómetros más difíciles de mi vida (risas) porque mientras corríamos, iba contándole los obstáculos. Se comprometió al inicio de la carrera a dos medidas: los permisos igualitarios intransferibles, que luego se aprobaron, y la universalización de las escuelas infantiles de 0 a 3 años. Queremos que sea un compromiso de todos los partidos. Buscamos el pacto nacional por la conciliación, por eso queríamos que participaran representantes políticos de todos los colores, deseábamos que hubiera pluralidad. Pero lo más importante es que corrieron 2.500 ‘Malasmadres’. No paré de llorar en todo el evento.

Nagore Es que no es solo una carrera, porque hay que tener en cuenta toda la simbología que conlleva.

Laura Baena Y en el cartel de esta carrera hemos querido también incluir al hombre.

Ana Porque somos un equipo.

Laura Baena Y hay que forzar la implicación de ellos.

C. Esta carrera tiene una vertiente solidaria, van a donar 1€ de cada inscripción para la preparación paralímpica de la selecciones femeninas de natación, baloncesto y atletismo de Tokio 2020…

L.B. Todo lo recaudado va para nuestra Asociación. Este año, hemos lanzado el teléfono amarillo de la conciliación, en el que varios colaboradores van contestando a ‘malasmadres’. Se ha desbordado, porque hay consultas legales y laborales, debido a que estamos muy desinformadas y no queremos que ninguna madre renuncie a su trabajo por desinformación, así que habrá que ampliarlo. Queremos que 1 euro de cada inscripción se destine a ayudar a estas mujeres paralímpicas en su preparación para las próximas olimpiadas. Una de las embajadoras es Sara Andrés que es maravillosa y, por supueso, vamos a apoyarlas. En la carrera habrá una fun zone donde los niños vivirán el deporte a través de la diversidad. Si la conciliación ya es difícil, imagina cuando hay discapacidad…

C. ¿Dónde podemos inscribirnos?

L.B. Entrando en ‘yonorenuncio2019.com’.

C. Y, ¿qué esperan conseguir?

L.B. Un compromiso social y político. Y como objetivo final: un pacto nacional por la conciliación.

Fuente: Leer Artículo Completo