El dinero que deja Camilo Sesto a su hijo en herencia

“No han pasado ni 48 horas desde su muerte y ya han profanado su casa. ¡Camilo debe estar revolviéndose allí donde esté!”. Esta afirmación tan contundente salía de la boca de una persona muy cercana a Camilo Sesto, con quien ha podido hablar ‘Corazón’ al enterarse que horas después de que el cantante fuera incinerado, Lourdes Ornelas, su fan, amiga, amante, madre de su hijo, enemiga y persona ‘non grata’ para el cantante, volvía a poner los pies en un lugar del que había sido desterrada años atrás.

Y es que, el pasado martes 10 se septiembre, Camilo Jr. acudía junto a su madre a la que había sido la casa de su padre hasta su muerte, ubicada en Torrelodones, una urbanización a las afueras de Madrid. El joven llegaba con la misma ropa con la que acudía a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) para despedir a su padre y permanecía unas horas en la mansión.

La relación de Camilo Sesto con la madre de su hijo era nula. “Hace muchos años que Camilo prohibió que le pasaran llamadas de Lourdes. No quería saber nada de ella”, declaraba hace unos meses en el programa ‘Viva la Vida’ (Telecinco) su representante, Eduardo Guervós.

Lourdes Ornelas, al conocer el fallecimiento de Camilo, declaraba a un medio en México: “Me da mucha tristeza, fuera de las broncas que hemos tenido, Camilo ha sido parte de toda mi vida, desde los 17 años”. La mexicana, que llegó a Madrid, el pasado martes, se había convertido en los últimos años en el azote de Camilo y, sobre todo, de las dos personas que durante los últimos años estuvieron cerca del cantante: su representante, Eduardo Guervós y su administrador durante más de treinta años, Cristóbal Hueto. Algo que ahora podría costarle una demanda por parte de estas personas.

Lourdes Ornelas acudió a la casa donde fue declarada persona ‘non grata’

“Es un muñeco sin voluntad. Las personas de su entorno lo tienen abducido. Es imposible llegar a él, le llega la información totalmente deformada por los intereses de una persona”, decía, algo por lo que ahora podría ser demandada. Además, en otra de sus apariciones, en diciembre de 2018, la mexicana también afirmó que: “Antes de que mi hijo se fuera a México el pasado mes de septiembre, le obligaron a firmar un documento. Cuando Camilo fallezca no le van a dejar nada”. Ante estas acusaciones, su mánager aclaró que lo que había firmado el joven no tenía que ver con la herencia. Eran unos papeles bancarios para poder darle una tarjeta de crédito.

En medio de esta guerra, el mismo Camilo daba la cara por sus representantes y emitía un comunicado donde desmentía que lo tuvieran “secuestrado” y que tomaría acciones legales contra quienes lo difamaran.

Único heredero universal

Según ha podido saber ‘Corazón’, y a pesar de las desconfianzas y acusaciones de la madre de su hijo, en el testamento, que se abrirá dentro de 15 días, como marca la ley, el único beneficiario es su hijo, Camilo Blanes Jr. Así lo confirman a este medio el representante del desaparecido cantante, Eduardo Guervós.

Y es que, para el cantante, su hijo era lo más importante. Así se refería a él en su ultima entrevista concedida a un programa de Canal Sur: “Con un hijo tienes que estar al pie del cañón toda la vida”. Y así fue. Cuando nació Camilín en 1983, y su padre lo vio un mes después, por sus compromisos profesionales, exclamó: “¡Es igual a mí!”. Era tal el amor que sentía por su único hijo que durante los primeros años, y después de conseguir la custodia del pequeño, Camilo se retiró de la música por un tiempo y se fue a vivir a Miami, para poder ver crecer a su único hijo.

En ocasiones, su relación atravesó por momentos complicados, y aunque hace algunos años el artista hubiese tomado la decisión de desheredarle, lo cierto es que su fortuna pasará íntegramente a manos de su hijo.

De hecho, en el último año, cuando su hijo decidió mudarse a México para hacer un disco, Camilo era quien pagaba todas sus gastos. Incluso cuando su hijo quiso divorciarse de una joven suiza con la que había contraído nupcias en México, noticia que dio en exclusiva este medio, fue su padre quien le ayudó con los gastos de abogados.

Una herencia de ocho millones

Camilo Sesto ha sido, además de intérprete, compositor de casi todas sus canciones. Según fuentes del SGAE, el alicantino podría ser dueño de más de 350 temas. Esto, en derechos de autor, de los que ahora su hijo será heredero, se podría traducir hasta en 200.000 euros semestrales. Además, ahora se prepararan sendas ediciones especiales de su música en diferentes países, que generarán nuevos ingresos.

Además de las ganancias obtenidas por sus giras mundiales, presentaciones y la venta de más de 175 millones de discos en todo el mundo, el alcoyano era dueño de varias propiedades. Algunas, como el edificio que acoge ahora un partido político en la calle Ferraz y que vendió hace algunos años, o una mansión en Mallorca, que fue vendida hace poco por 700.000 euros. Camilo poseía en la actualidad dos casas en Madrid: un chalé donde vivió hasta el final de sus días, de tres plantas, casi 500 metros cuadrados de superficie, con piscina, con casa de invitados y un gran terreno colindante de casi 10.000 metros; otra en la urbanización La Chopera (las Rozas) con un terreno de 2.000 metros y una tercera, poco conocida, en Marbella.

Además de estas propiedades, el cantante, también tenía una sociedad, Camilo Ediciones Musicales S. L., que creó en 2002 para sus actividades musicales, con un patrimonio de 833.000 euros y que en 2017 tuvo ingresos por 107.243 euros y beneficios netos de 57.722.

En esta sociedad aparece como Administrador único su hombre de confianza y contable, Cristóbal Hueto, quien presentará en las próximas semanas las cuentas a su heredero, para luego entregarle el control de la sociedad.

Los derechos de autor le reportarán a su hijo casi 400 mil euros anuales

En total se estima que entre derechos de autor, propiedades y dinero el heredero podría recibir aproximadamente ocho millones de euros.

Sus guardianes y confidentes

Hay que resaltar que, a pesar de que muchos pensaran que Cristóbal era quien manejaba la fortuna del cantante, lo que cierto es que, según declaró él mismo hace un tiempo, nunca tuvo poderes. “Cada vez que necesito mover o autorizar dinero para pagar cualquier cosa, necesito la firma de Camilo. Yo solo soy su administrador”.

Era tal la confianza que Camilo tenía en su equipo que dejó a Cristóbal y a Eduardo, su mánager, instrucciones precisas para organizar lo más íntimo que tiene una persona, su funeral, y para que se cumplieran sus deseos.

Adiós, papá

“Algo de mí muere también. Gracias por enseñarme a amar la música”, escribía Camilín el día que moría su padre en sus redes.

Fuente: Leer Artículo Completo