El gesto con el que Rocío Carrasco deja claro quién es su verdadera familia

En los últimos días se ha hablado de Rocío Carrasco. Mucho. En realidad, se lleva haciendo desde que el pasado septiembre su exmarido y padre de sus hijos, Antonio David Flores, entró en la casa de ‘GH VIP 7’. Que su hija Rocío Flores decidiera tomar parte de ‘Supervivientes 2020’ (donde su cambio físico ha sido más que evidente? no hizo sino que se revolvieran más los asuntos familiares, esa distancia entre madre e hijos.

Rocío ha fichado por ‘Lazos de Sangre’ y eso ha causado un tsunami en los medios. Sobre todo, porque sabíamos que su postura iba a ser la del mutismo, pero dejó alguna que otra reflexión que ha dado pie a la polémica. De esa relación inexistente con su familia, ni media palabra. La tónica general en la última casi década.

Ella tiene otra familia. Una en la que se ha refugiado en los peores momentos y que le ha demostrado una lealtad infinita ante las cámaras. Sin dar ni medio detalle de esa vida íntima que tiene escondida tras una puerta cerrada a cal y canto. Nos referimos a las Campos. Porque, para ella, son quienes le han demostrado los afectos cuando así lo ha requerido.

Así que ayer, en medio de todo el revuelo por las declaraciones de su hija, Rocío Flores, en Honduras a las que no ha dado réplica, tenía un gesto muy significativo. Una especie de respuesta sin palabras para todos aquellos que se preguntan por esa reconciliación con su familia biológica y que no hace sino evidenciar que ella ya ha decidido quién merece un trato familiar.

Ayer, María Teresa, matriarca de las Campos, celebraba su 79 cumpleaños (recién estrenada como ‘youtuber’). Y allí se presentó Carrasco. Igual que hizo las pasadas Navidades, cuando la presentadora navegaba por las aguas turbias de su ruptura sentimental con Edmundo Arrocet. Rocío está en todas las celebraciones de las Campos (y viceversa).

Rocío, a quien acompañó su marido, Fidel Albiac (que tantas veces ha estado en el punto de mira de la prensa), compartió festejo con las hijas de María Teresa, su nieta Alejandra Rubio y, por supuesto, una anfitriona que siempre le ha abierto las puertas de casa para mitigar la sensación de soledad.

Fuente: Leer Artículo Completo