El último drama de Susana Bicho con el que te vas a reír

  • Susana Bicho se declara fan de las nuevas patatas fritas de Belén Esteban.
  • Susana Bicho nos descubre el vestido negro ‘cut out’ de Zara más sexy para salir de fiesta.

    El estilo de Susana Bicho es una de nuestras grandes inspiraciones a la hora de vestir, que sumado a su naturalidad y simpatía han hecho que la ‘influencer’ y exconcusante de ‘La isla de las tentaciones’ cuente ya con más de un millón se seguidores en su perfil de Instagram. Pero esta vez no estamos aquí para hablar de alguno de sus ‘lookazos’, sino para contarte el pequeño drama que le ha pasado a Susana y que podría sucedernos a cualquiera de nosotras (o no).

    La ‘influ’ se ha puesto delante de la cámara para contar a sus ‘followers’ un «episodio paranormal» –así lo ha denominado ella misma– que le ha sucedido recientemente. Susana empieza contando que la puerta de su baño está estropeada y desde fuera se puede abrir, pero desde dentro no. ¿Puedes ya imaginarte lo que le ha pasado? Efectivamente, se ha quedado encerrada en el baño, pero ahí no queda eso.

    No es la primera vez que le pasaba, pero, afortunadamente, en otras ocasiones su pareja, Guille, estaba en casa y conseguía abrirla. Esta vez, la ‘influencer’ no contaba con esa suerte y ha pasado más de una hora y media ahí metida. Lo ha intentado todo: ha visto tutoriales en YouTube, ha roto pinzas de depilar, cuchillas, cartones y todo lo que se le ponía a su paso para que hiciesen de picaporte y poder abrir la puerta, pero nada podía hacer que esa puerta se abriese.

    Incluso se planteó llamar a un cerrajero para que abriese la puerta de su casa y posteriormente la del baño para salir por fin de esa pesadilla, pero tan sólo le quedaba un dos por ciento de batería y no se podía arriesgar. Tras intentarlo de todas las maneras posibles y con todos los utensilios que encontró en ese cuarto (especialmente con una pinza una vez tras otra), Susana se sentó en el suelo y dijo en alto: «Ay, Dios mío, si existes, ábreme la puerta», se levantó e intentó probar por última vez de nuevo con las pinzas de depilar y… ¡pum! se abrió la puerta. «Era como si alguien me la hubiera abierto desde el otro lado», dice Susana. «Me puse a llorar porque no sabía lo que sentía. Fui corriendo a contárselo a mi madre y ella se reía de mí».

    La ‘influencer’ volvió al baño (esta vez asegurándose de que no le volvería a pasar lo mismo) y probó de nuevo a abrir la puerta como la vez que se abrió de una vez por todas y no fue capaz. «Yo no soy muy creyente. Bueno, no sé lo que soy, pero desde ahora soy creyente», asegura con una sonrisa Susana Bicho.

    Vía: Cosmopolitan ES

    Fuente: Leer Artículo Completo