Elena Tablada: "Mis actuaciones judiciales no están en prensa y las de la parte contrario, sí"

No hay vuelta atrás. La guerra que enfrenta en los tribunales a Elena Tablada y David Bisbal sigue más vigente que nunca. La última decisión judicial que obliga a la cubana a deshacerse de todas fotografías de las redes sociales en las que aparecía su hija, ha provocado un evidente enfado en Elena. No por el hecho en sí —que acata y seguirá cumpliendo— sino por el cariz turbio y polémico que ha adquirido un asunto que podría haberse resuelto de manera amistosa y confidencial. También por las inexactitudes que se han vertido en algunos medios y que han roto las relaciones personales de los progenitores y sus parejas: “Se ha llegado a decir que yo empecé esta guerra demandando a Rosanna (Zanetti) y eso es absolutamente incierto. Solo ha habido dos demandas y han sido contra mí”, explica Elena en exclusiva a ‘Corazón’.

Cumplir el dictado judicial

Nada de lo explicado hasta la fecha corresponde con la versión de la diseñadora que, en conversación con esta publicación, sostiene que ha cumplido escrupulosamente con cualquier indicación legal planteada. Harta del desafío del padre de su hija, Elena estalla para demostrar que no es cierto que quiera rentabilizar la imagen de su hija y, mucho menos, que sea la culpable de las polémicas mediáticas suscitadas por su enfrentamiento con Bisbal.

Se ha dicho que yo empecé esta guerra demandando a Rosanna”

“Ya basta, lo único que desprotege a mi hija son todas las habladurías de ella en la prensa que yo no provoco ni filtro. La protección se demuestra en que las actuaciones jurídicas que yo interpongo no están en la prensa y las de la parte contraria sí. Siempre me he limitado a cumplir las resoluciones judiciales porque yo sí quiero proteger a mi hija” dice con evidente enfado.

Proteger a los suyos

No es para menos. Elena lleva callada demasiado tiempo y es víctima de comentarios que pretenden menoscabar su honor y credibilidad como madre. Sin embargo, ella tiene claro que tanto descrédito viene orquestado por la parte de David Bisbal y Rosanna Zaneti: “La información siempre baila a ritmo de quien la filtra y, a su vez, las filtraciones son las que exponen a personas inocentes por el único hecho de ponerse medallas en fiestas. Yo opto por proteger a los míos y por no alimentar esta situación tan triste que pone a mi hija en debates y polémicas muy desagradables”, expone con contundencia. Y es que Tablada también sufre. Mucho más de lo que los maledicientes mantienen en corrillos y tertulias.

Su malestar no solo proviene de las acusaciones que se realizan en los medios sino también porque del enfrentamiento judicial se han contado mil escenas nunca rodadas. En concreto se refiere a la cronología del procedimiento legal: “Solo hay dos sentencias. En la primera se me pide que retire solo las imágenes de mi hija que puedan estar asociadas a marcas y, en la segunda, se me insta a que borre todas sin excepción”. Esta revista ha podido confirmar que, en ningún caso, la segunda vez que el cantante acude a los tribunales lo hace para reclamar que Elena cumpla el fallo judicial, sino porque pretendía conseguir —y así lo hizo— que Tablada no tuviera ningún recuerdo fotográfico junto a la menor: “Yo podría haber recurrido dadas las fotografías que han subido ellos durante todo el verano pero he querido mantenerme al margen para no crear más polémica”, reconoce.

Fuente: Leer Artículo Completo