Fabiola Martínez: "Nuestro perros tienen mucha personalidad, lo mismo cazan un conejo que están con nosotros en el salón"

Fabiola Martínez, nació en Maracaibo, Venezuela, el 28 de diciembre de 1972. Modelo, actriz de telenovelas, domina los campos de la publicidad y el marketing. Siendo estudiante de Medicina, se introdujo en el mundo de la moda al presentarse en 1993 al certamen de Miss Venezuela representando al estado de Zulia. Un año después, viajó a España, donde se quedó a vivir. En un casting en Madrid conoció a Bertín Osborne con el que se casó y tiene dos hijos: Su hijo mayor Norberto Enrique, nació prematuro y afectado por una grave lesión cerebral debido a una infección intrauterina. En el 2008 nació en Sevilla su segundo hijo, Carlos Alberto. Debido a su experiencia, Fabiola y Bertín decidieron crear la Fundación Osborne, dedicada a orientar y ayudar a padres de niños con lesiones cerebrales.

Hoy Corazón Me presenta a su numerosa familia perruna ¿cuántos perros tiene?

Fabiola Martínez Tenemos cuatro perros. Dos labradores (madre e hijo), la hembra tiene 12 años y el macho, tres. Y luego tenemos dos pastores alemanes (tío y sobrino) de siete y tres años.

H.C. ¿Participó toda la familia en la elección de los nombres?

F.M. Sí. La labradora se llama Kika y el nombre se lo puse yo. Luego está Ron que es de Bertín, así que él se lo puso. Tato se lo puso Kike y a Thor, como es el compi de Carlos, se lo puso él.

H.C. Seguro que nuestros lectores sienten curiosidad por saber cómo llegaron a su vida.

F.M. A Kika nos la regaló una amiga para Kike. Ron nació en casa porque era hijo de otro pastor alemán que tenía Bertín, Tato que también nació en casa y fue de la última camada que tuvo Kika. Y por último Thor, que es hijo de una hermana de Ron y que se la dimos a unos amigos y cuando tuvo perritos nos regalaron a Thor.

H.C. Aunque son de razas y edades diferentes, todos irradian felicidad. ¿La cara es el espejo del alma?

F.M. Nuestros perros son muy cariñosos. Conviven con nosotros, pero son libres, sobre todo cuando estamos en el campo. Ellos viajan de Madrid a Sevilla cada vez que nos trasladamos de la ciudad al campo y viceversa. Así que tienen mucha personalidad, lo mismo cazan un conejo que están con nosotros en el salón. Los queremos y cuidamos mucho, a veces nos comportamos como manada, porque siempre están a nuestro alrededor.

H.C. Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. ¿También lo son de los niños? ¿Qué les aportan?

F.M. Claro que sí. Son amigos y compañeros y creo que, sobre todo, lo son con los niños. En nuestro caso forman parte de nuestra familia. A los niños les aportan relacionarse de una forma distinta, natural, transparente. Las mascotas sacan la bondad y generosidad de las personas.

H.C. ¿Quién se lleva mejor con ellos, Kike o Carlos?

F.M. Carlos es el que tiene más conexión con los animales; caballos, perros, gatos… todos se le acercan y se relacionan con él antes que con los demás. Y los nuestros siempre van detrás de Carlos dónde el vaya.

H.C. Seguro que tiene muchas anécdotas de su familia perruna.

F.M. Kika siempre ha estado muy pegada a Kike. Cuando era pequeñito, ella siempre se dormía debajo del cochecito y ahora que Kike es mayor y Kika también, desgraciadamente, le apoya la cabeza en los pies para que él la acaricié. Cuando murió el padre de Ron, él enseguida asumió su lugar al lado de Bertín, empezó a tumbarse en los mismos sitios que lo hacia su padre y a seguir a Bertín cómo lo hacia su padre. Eso nos impactó a todos y ayudó mucho a Bertín para llenar el vacío que dejó Lex.

“Las mascotas sacan la bondad y generosidad de las personas”

H.C. A todos nos ha cambiado la vida con la pandemia. ¿Cómo le ha afectado a usted y a su familia?

F.M.Cómo a todo el mundo, con preocupación, añoranza por ver a los familiares y amigos, sufrir alguna pérdida…

H.C. En esos momentos tan difíciles, ¿le flaquearon las fuerzas en algún momento?

F.M. No, porque tenía claro que manteniendo el confinamiento y siendo muy cuidadosa estaríamos protegidos de alguna manera. Sabía que tarde o temprano se iría apaciguando.

H.C. La enfermedad de su hijo Kike, ¿la ha convertido en una madre coraje?

F.M. Yo solo me considero una madre.

Fuente: Leer Artículo Completo