Fallece a los 57 años el actor Willie Garson, el mejor amigo de Carrie en ‘Sexo en Nueva York’

Willie Garson, con su aspecto de ratón de biblioteca, conducta quisquillosa y su sonrisa astuta, se pasó una década interpretando a personajes sin nombre del estilo de “Ejecutivo Capullo”, “Tipo Corporativo” y “Tío Molesto” antes de abrirse camino con el papel que marcaría un antes y un después en su carrera: el de Stanford Blanch, el refinado confidente y mejor amigo de Carrie en Sexo en Nueva York. Armado con su afiladísimo ingenio y un escepticismo igual de agudo con respecto al mundo de las citas, “Stanny” se unía a menudo a la Carrie Bradshaw de Sarah Jessica Parker y a su trío de amigas para hablar sobre los hombres de Manhattan. Desde 1998 hasta 2004, y en las dos películas de la franquicia, Garson, que falleció ayer a los 57 años, interpretó el papel de “mejor amigo gay” muchos años antes de que la mayoría de la gente tuviese algún amigo o familiar que se sintiera cómodo saliendo del armario.

La primera aparición de Garson en el papel de Stanford, en el episodio piloto de 1998 de Sexo en Nueva York, tuvo lugar justo un año después de que el personaje de la sitcom Ellen de Ellen Degeneres en ABC saliese públicamente del armario, generando todo un revuelo de gran impacto cultural en una época en la que las relaciones entre personas del mismo género aparecían rara vez en el mundo del entretenimiento mainstream. Stanford, el personaje de Garson, abrió aún más las puertas a los siguientes gracias a encarnar a un personaje gay que hablaba con franqueza sobre sexo, citas, rechazos e inseguridades y sobre el eterno enigma de la mente masculina con sus amigas hetero. A medida que el mundo fue cambiando, también lo hizo él. En la secuela fílmica Sexo en Nueva York 2, Standford sentó la cabeza y se casó con su rival de toda la vida, Anthony, en una ceremonia oficiada nada menos que por la mismísima Liza Minnelli. Aquello sucedió cinco años antes de la sentencia del Tribunal Supremo estadounidense que legalizó el matrimonio igualitario en sus 50 estados.

Garson, que padecía cáncer, no era gay, pero se enorgullecía de haber interpretado a un personaje capaz de hacer reír a los espectadores como Stanford, en lugar que se riesen de él. Mientras los espectadores se lo pasaban en grande, el actor albergó la esperanza de que su adorable personaje consiguiese que fueran más tolerantes y respetuosos. “También era muy importante para la serie el mostrar a alguien que se lo pasaba bien siendo gay, estando a gusto y orgulloso de ser quien era y siendo abierto al respecto”, dijo a The Huffington Post en 2016.

“Verás, acabábamos de superar la crisis [del SIDA] y todas las representaciones de la realidad gay se daba a oscuras y entre cuchicheos, por así decirlo”, añadió Garson. “Pero Stanford era en plan ‘Ey, soy gay. Francamente gay. Super gay. Y estoy feliz de serlo, busco un novio, busco un marido’ y aquello era muy transparente y diferente de lo que se había mostrado antes”.

La muerte de Garson quedó confirmada en las redes sociales a través de su hijo, Nathen Garson. “Siempre fuiste la persona más divertida, inteligente y resistente que conocí en mi vida. Me alegro de que compartieras tu amor conmigo. Nunca lo olvidaré ni lo perderé. Te quiero muchísimo, papá”, escribió en su Instagram.

El de Stanford fue el papel más célebre de Garson, pero el actor interpretó a decenas de personajes en películas y series a lo largo de las últimas décadas, entre ellos su papel habitual como el estafador y recopilador de información Mozzie en la serie Ladrón de guante blanco. También apareció como invitado en Cheers, Expediente X, A través del tiempo, Policías de Nueva York y Supergirl. Además interpretó papeles secundarios en películas como El día de la marmota, Escándalo en el plató y Mars Attacks!, así como en tres comedias dirigidas por los hermanos Farrelly: Algo pasa con Mary, Amor en juego y Vaya par de idiotas.

Garson habló con sinceridad hace unos años, cuando las disputas internas entre la coprotagonista Kim Cattrall y el resto de actrices dio al traste con los planes de rodar una tercera película de Sexo en Nueva York, pero es posible que los fans vean a Stanford una vez más. En unas declaraciones a Deadline en las que se lamenta por la muerte del actor, el creador de la serie Michael Patrick King afirma que Garson había estado trabajando en And Just Like That, el nuevo reboot de la serie en HBO, incluso pese a estar combatiendo su enfermedad.

En un principio, Garson tuvo sus reservas con respecto al personaje que acabaría haciéndole famoso. Consciente de que Stanford reforzaba los estereotipos más que refutarlos, el actor se sentía preocupado por cómo se sentiría el colectivo LGTB+ con su interpretación. “En absoluto quise ofender a la comunidad, y aquello supuso una gran preocupación para mí, hasta el punto de que ni siquiera me suscribí a HBO durante los primeros tres años porque no quise verlo, me aterrorizaba la idea de haber resultado ofensivo”, confesó el actor en una entrevista para Huffington Post. “Pero la comunidad gay se manifestó al respecto y dijo ‘conocemos a personas así, esto es real’. Y eso me hizo sentir genial, así que pude empezar a ver la serie”.

Interpretó a Stanford con compasión y empatía, incluso a pesar de que su sentido del humor fuese tan despiadado. Su franqueza lo hacía entrañable, como un amigo de veras capaz de decirte cualquier cosa. Para muestra, este diálogo con Carrie en la tercera temporada: “Solo puedo quedarme unos minutos”, dice Stanford. “Tengo entradas para Los monólogos de la vagina”.

Una Carrie perpleja le pregunta, lastimera: “¿Por qué?”.

Su respuesta: “Que no coma en determinado restaurante no significa que no pueda conocer sus especialidades”.

Artículo original publicado por Vanity Fair US y traducido por Darío Gael Blanco. Acceda al original aquí.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo