George Clooney explica por qué decidió regalar un millón de dólares a cada uno de sus 14 mejores amigos

Ser famoso significa aprender a vivir sin que te afecte en un mundo en el que corren rumores muy locos sobre ti. Claro que más de uno estaría encantado de que los chismes sobre su persona fueran tan buenos como los que protagoniza George Clooney, del que se dijo hace años que había decidido regalar un millón de dólares a cada uno de sus 14 mejores amigos. Un acto de generosidad cuya veracidad el actor acaba de confirmar explicando de paso los motivos que le llevaron a hacerlo.

“Amal y yo acabábamos de conocernos, todavía no estábamos saliendo. Así que por aquel entonces yo era un hombre soltero de 52 años que estaba envejeciendo y que tenía amigos todavía más mayores que yo”, explica el actor en una nueva entrevista con la edición estadounidense de GQ.

Según recuerda Clooney, en esos años acababa de estrenar Gravity, cinta dirigida por Alfonso Cuarón que protagonizó junto a Sandra Bullock. Una película que los estudios pensaban que no iba a tener mucho éxito, de ahí que ofrecieron a los actores no cobrar su sueldo habitual a cambio dellevarse un porcentaje de la recaudación en taquilla. Con tan buena suerte para ellos que no solo la crítica amó aquella cinta, sino también el público, que llenó durante meses las salas de cine para ver esta odisea espacial que acabó ganando siete Oscar en 2014.

“Al final resultó ser un acuerdo muy rentable. Tanto que pensé que tenía que hacer algo por todos estos amigos que durante 35 años me habían ayudado a estar donde estaba de una manera u otra. Hablamos de gente que me dejó dormir en su sofá cuando no tenía dinero. Que me prestó pasta cuando la necesitaba. Amigos realmente buenos”, recalca Clooney.

“Somos tan cercanos que pensé que si alguna vez me atropellaba un autobús me gustaría que ellos estuviesen en mi testamento. ¿Y para qué esperar a que eso pasara cuando podía hacerles un buen regalo en vida?”, se pregunta Clooney, que insiste que entonces no sabía que pronto acabaría casándose con Amal y teniendo dos hijos con ella.

Así que dicho y hecho: compró 14 maletines, llenó cada uno de ellos con un millón de dólares en efectivo y se los entregó por sorpresa a sus amigos, que seguro siguen sin dar crédito a lo que les estaba pasando.

“Recuerdo que cuando aquella historia se filtró a la prensa coincidí con un millonario bastante imbécil en un hotel de Las Vegas. Alguien que obviamente era mucho más rico que yo y que me preguntó que por qué había hecho algo así. ‘¿Por qué no lo has hecho tú, idiota?’ fue lo único que le respondí”, concluye un Clooney que, de tener redes sociales, ahora mismo le estarían fundiendo a solicitudes de amistad. ¡Qué menos que intentarlo!

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de VANITY FAIR

Fuente: Leer Artículo Completo