Isabel Preysler demuestra de nuevo que es un icono de estilo: short bob (que quita años), animal print y salones rojos, el perfecto look que ha superado al de Tamara Falcó en el Teatro Real

Han sido unos días de lo más agetreados (no solo estilísticamente) para Isabel Preysler. Ayer la socialité acudió a la inauguración de la exposición de Botero con un look de lo más juvenil: unos vaqueros flare con los que demostraba que no hay modelo que estilice más, sobre todo en esta época de entretiempo, y una coleta baja que quita años a los 50 y que, creemos, se convertirá más pronto que tarde en uno de los sellos de identidad de la celebrity. Aunque ya sabemos algunos de sus trucos para lucir estupenda (no olvidamos la receta de su batido detox de nuestro imaginario fitness), con cada aparición pública, la madre de Tamara Falcó (otra de nuestras it girls favoritas, ¿cómo es de ideal?) demuestra que no hay estilo -ni estampado- que se le resista. Pasan los años (en febrero Isabel cumplirá 70) y no hay look que no sea un auténtico acierto.

Esto mismo es lo que pensamos nada más ver a Isabel Preysler, del brazo de Mario Vargas Llosa, a la entrada del Teatro Real para dar el pistoletazo de salida a la nueva temporada. Un evento, en el que no faltaron caras conocidas del mundo del papel couché y la política, y al que, como es ya tradición, acudieron el rey Felipe y la reina Letizia en una de las noches más esperadas del fin del verano dedicada a la cultura. Normalmente el estilismo de Doña Letizia siempre acapara todos los flashes, sin embargo, en esta ocasión el vestido de Pertegaz de Isabel ha sido quien se ha llevado toda la atención. De gasa transparente con estampado de animal print en negro con detalles en fucsia y rojo, el diseño no pasó desapercibido dejando en segundo lugar al vestido rojo de corte lady de la reina. En los pies, unos salones rojos y para terminar, un clutch del mismo tono.

¿Lo que más nos ha gustado de todo el look? Su corte de pelo. Un bob corto y liso pero con volumen, muy parecido al de su hija Tamara que rejuvenece a más no poder, sobre todo cuando se peina con la raya en medio. ¿Hemos encontrado el corte de pelo que quita años de encima en un suspiro? Evidentemente, sí.

Tamara Falcó tampoco faltó al evento y aunque no posó con su madre al entrar al Teatro Real si la pudimos ver salir con un estilismo algo más clásico que el de su madre. La futura marquesa de Griñón, eligió para la ocasión un vestido de razo azul bebé de escote pico y abertura lateral.

Combinado con bolso de lo más especial, unas sencillas sandalias de tiras negras y joyas muy minimalistas, madre e hija sí que tuvieron algo en común anoche: la mascarilla. Un diseño negro con dibujos de flores.

Si pretenderlo, ambas se han enzarzado en un duelo de estilo que no habíamos vivido antes. ¿Quién fue la mejor vestida? Solo hay una respuesta: ambas. Fueron dos estilos muy diferentes, sí, pero tanto el vestido estampado de la socialité como el liso de Tamara derrochaban glamour por los cuatro costados.

Fuente: Leer Artículo Completo