Keanu Reeves, un actor ‘demasiado bueno para este mundo’

e llama Alexandra Grant, tiene 46 años y es una reconocida artista. Keanu Reeves ya apareció con ella en un desfile en junio y hace unos días repitió en la alfombra roja de una gala.

La diferencia es que esta vez fuentes cercanas han confirmado la relación a la revista ‘People’, todo un acontecimiento ya que el actor no suele dar pistas sobre su intimidad: “Keanu quiere compartir su vida con ella de forma pública. Está extremadamente feliz”.

Ambos se conocen bien y han trabajado juntos en dos libros escritos por él e ilustrados por ella. El primero en 2011 y en 2017 montaron una pequeña editorial. Una cosa debió llevar a la otra y empezaron a salir principios de este año.

Al enterarse, muchos celebraron la noticia en las redes, donde el actor es muy querido y ha protagonizado infinidad de memes. Como el de Sad Keanu, en el que aparece triste, pero con la mayor humildad, comiéndose un bocadillo.

A los fanes también les encanta su forma tan respetuosa de fotografiarse con otras personas: parece que las abraza, pero nunca llega a tocarlas. O ese vídeo en el que se le ve viajando en metro, como cualquier otro mortal, e incluso cede su asiento a una mujer que va cargada.

Están además todas las tragedias que ha tenido que soportar en su vida sin darse nunca la menor importancia ni sacar los pies del tiesto. Con razón, hace unos meses ‘The New Yorker’ le dedicó un artículo titulado: “Keanu Reeves es demasiado bueno para este mundo”.

Drama familiar

Vayamos con las desgracias, que en su caso empezaron pronto. Su padre abandonó a la familia cuando él tenía tres años y luego fue encarcelado por tráfico de drogas. Su madre tuvo que ganarse la vida como bailarina de estriptis y Keanu asegura que vio un fantasma de niño.

Ya en la adolescencia, le echaron de cuatro institutos. Según él porque “era muy revoltoso y hablaba siempre más de la cuenta”. Menos mal que su carrera como actor había empezado a los nueve años. Su primer papel importante fue en Mi Idaho privado, donde se hizo íntimo de River Phoenix. Lástima que muriera a los dos años por culpa de una sobredosis.

También perdió a Ava, su única hija, que nació muerta tras ocho meses de embarazo. Un golpe muy duro que se llevó por delante su relación con Jennifer Syme, madre de la pequeña y su pareja más seria. Aunque conservaron la amistad hasta la muerte de ella, menos de dos años después, en un accidente de coche. “El dolor cambia de forma, pero nunca se acaba. Cuando se mueren las personas a las que amas te quedas solo”, ha comentado sobre este tema.

Muy aficionado a las motos, Keanu ha sufrido distintos percances al caerse de ellas. Se ha roto el bazo, varias costillas, el tobillo y todos los dientes. Aunque lo que casi acaba con su carrera fue el veto que le impuso la productora Fox después de negarse a protagonizar ‘Speed 2’ porque prefirió interpretar ‘Hamlet’ en un pequeño teatro.

Más gracioso fue cuando una mujer le acusó de ser el padre de sus cuatro hijos. Le pedía varios millones por cada uno, pero él ni siquiera la conocía, como demostró el ADN.

Fuente: Leer Artículo Completo