Kiko Hernández, alucina con el secreto de Rocío Flores

Las redes sociales las carga el diablo y si no que le pregunten a Rocío Flores. La hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco se ha hecho viral por los ‘truquitos’ que usa antes de subir sus fotos a sus fotos a Instagram. Todos queremos vernos mejor cuando compartimos una instantánea pero es que entre las imágenes del antes y el después que subido Rocío Flores hay muchas diferencias.

Pongámonos en situación. La colaboradora de ‘Supervivientes’ compartió con sus seguidores una foto de su look en ‘Tierra de Nadie’, en ella aparece con una cara perfilada y un figura de lo más esbelta. Horas después, su compañera de plató, Marta López, subía una foto de ambas, esta vez… sin retocar. La polémica estaba servida. Y Kiko Hernández no ha dudado en criticar los retoquitos digitales de Rocío Flores.

El colaborador de ‘Sálvame’ no ha dudado en dar su opinión. Kiko siempre se ha mostrado muy crítico con la actitud de Rocío Flores en los debates de ‘Supervivientes’ y, sobre todo, con su postura de no contestar a las preguntas personales que le hacen sobre Olga Moreno. “Llevamos toda la edición aguantando el coñazo de la niña esta (…). Dice ‘no sé por qué se están tocando temas…’ y sale la niña así toda ella con los morritos y las uñas de cuatro metros y dice ‘son cosas de mi padre’. Era para decirle hija mía lo tienes… ¡La vetadora, la que le gusta vetar! ¡Lo tienes así de grande chata! ¡Ojalá echen a Olga que no es tu madre!”, decía indignado en el programa.

Remató su intervención sumándose a los que critican los filtros que se pone Rocío Flores en sus fotos. “Si estuviera estudiando en lugar de retocar las fotos… Marta, su amiguísima, que parece un koala. ¡Es que es la mitad entre una foto y otra!“, alucinaba el colaborador. Y añadía: “Busquen las siete diferencias”.

Sus compañeros se sumaban a las críticas. “Lo que compras por internet y lo que te llega”, decía Gustavo González; mientras que Chelo García Cortés se fijaba en las manos de Rocío, que al no estar retocadas “no tienen la proporción con el cuerpo que se ha dejado”.


Fuente: Leer Artículo Completo