La conmovedora despedida de Dani Mateo de Jordi Mestre

El sábado la noticia caía como un jarro de agua congelada. Jordi Mestre, actor y reportero, había muerto tras sufrir un accidente de moto. Tenía 38 años y un carisma que era subrayado, en las horas posteriores a su fallecimiento, por sus compañeros de ‘Sé lo que hicisteis…’ en las redes sociales.

Pero si uno de esos mensajes destacaba por su desgarro, fue el que le dedicó Dani Mateo. Junto a una foto en blanco y negro de Jordi, dejaba a un lado el sarcasmo y el humor ácido por el que siempre se le ha reconocido, para dar pie a unas letras llenas de dolor y de homenaje a un compañero, pero sobre todo amigo, de cuya partida aún no era muy consciente.

“Cuando alguien muere, se va para siempre. Eso es lo más difícil de aceptar. No verle no es el problema. Siempre te queda su recuerdo, las noticias que te llegan y la alegría fugaz de encontrar una foto suya en internet. Fulanito y su nueva novia por el centro de… Fulanito, el nuevo fichaje de la serie que ha conquistado… Hoy cumple años Fulanito, que se hizo conocido hace unos años cuando… Lo observas, sonríes, te alegras por él y recuerdas la época en la que os conocisteis. Recuerdas sus gestos, su mirada, su voz rota, su risa estruendosa y piensas: mírale, por ahí sigue, dando guerra”, comienza Dani.

Cuando alguien muere, se va para siempre. Eso es lo más difícil de aceptar”

“Y, de repente, un día ya no. Ya nunca. Jamás. Se ha ido y es solo un recuerdo. Como todos algún día. Durante un rato no sabes qué pensar. Te bloqueas. No lo aceptas. Pero llega la mañana siguiente y, al prepararte el café, te sorprendes pensando en él con una sonrisa. Pese a la pena, sonríes y reparas en que tu recuerdo de él es magnífico. Y ahí, te pones a pensar en cuántos buenos recuerdos habrá sembrado Fulanito por el mundo. En tu memoria, se aparece como era: franco, guapo, alegre, bondadoso, fuerte, vital…”; continúa Mateo en ese texto que ha provocado la lágrima en decenas de ‘followers’.

“Y entonces, para tu sorpresa, en vez de compadecerle le envidias. Porque lo importante no es cuándo nos vamos de este mundo loco y absurdo, sino el recuerdo que dejamos de nuestro paso por él. Casi no te conocía y te recordaré siempre. Eso es pasarse todas las pantallas del juego de la vida. Te quiero, compañero. Descansa en paz”, remata esa especie de carta abierta de despedida.

View this post on Instagram

Cuando alguien muere, se va para siempre. Eso es lo más difícil de aceptar. No verle no es el problema. Siempre te queda su recuerdo, las noticias que te llegan y la alegría fugaz de encontrar una foto suya en internet. Fulanito y su nueva novia por el centro de… Fulanito, el nuevo fichaje de la serie que ha conquistado… Hoy cumple años Fulanito, que se hizo conocido hace unos años cuando… Lo observas, sonríes, te alegras por él y recuerdas la época en la que os conocisteis. Recuerdas sus gestos, su mirada, su voz rota, su risa estruendosa y piensas: mírale, por ahí sigue, dando guerra. Y, de repente, un día ya no. Ya nunca. Jamás. Se ha ido y es solo un recuerdo. Como todos algún día. Durante un rato no sabes qué pensar. Te bloqueas. No lo aceptas. Pero llega la mañana siguiente y, al prepararte el café, te sorprendes pensando en él con una sonrisa. Pese a la pena, sonríes y reparas en que tu recuerdo de él es magnífico. Y ahí, te pones a pensar en cuántos buenos recuerdos habrá sembrado Fulanito por el mundo. En tu memoria, se aparece como era: franco, guapo, alegre, bondadoso, fuerte, vital… Y entonces, para tu sorpresa, en vez de compadecerle le envidias. Porque lo importante no es cuándo nos vamos de este mundo loco y absurdo, sino el recuerdo que dejamos de nuestro paso por él. Casi no te conocía y te recordaré siempre. Eso es pasarse todas las pantallas del juego de la vida. Te quiero, compañero. Descansa en paz. ❤️

A post shared by Dani Mateo (@danimateoagain) on

Fuente: Leer Artículo Completo