La exnovia de Camilín Blanes saca a la luz su pasado más oscuro

¿Creíamos que ya había hablado todo el mundo sobre Camilo Sesto y su herencia? Pues nos equivocábamos. Christina Rapado, ex de Camilín Blanes, único hijo del artista y su heredero universal, ha concedido una entrevista a la revista ‘Pronto’ en la que destapa el lado más oscuro de un joven del que su madre, Lourdes Ornelas, ya habló en una conversación con Antonio Montero que vio la luz hace unas semanas.

Conocida por ser exconcursante de ‘realities’, ha sido muy dura con él: “Ahora la madre le controla demasiado. Y le voy a dar un consejo: ‘Señora, tenga cuidado, porque cuando su hijo se toma una copa es incapaz de parar’. Su talón de Aquiles era la bebida. Espero que eso haya cambiado con el paso de los años, lo digo de corazón”.

Camilín estaba muy falto de cariño”

Rapado hace alusión a cómo su padre le dejó de dar dinero, precisamente, para intentar frenar que fuera por ese camino: “Le cerró el grifo porque no le gustaba su vida nocturna ni sus adicciones. Hasta yo le compraba la comida y le llenaba la nevera. Le conocí en su peor momento. Estaba muy falto de cariño…”.

Estuvieron juntos durante tres meses y, de ese tiempo, Christina destaca la calidad de su vida sexual, a pesar de que no parecía que ninguno de los dos estuviese muy centrados: “Fueron tres meses muy movidos. Reconozco que yo estaba un poco ‘perdida’, pero él lo estaba mucho más”

Y se defiende, porque se ha hablado de que fue ella la causante del comienzo de todos los males de Camilín: “Parecía un buen chico a pesar de todo. Y me daba lástima. Cuando tocó fondo, quien le cuidaba y le daba cariño era yo. Eso de que fui una mala influencia es una mentira absoluta. Apareció en mi vida con malos hábitos y muchos problemas familiares”.

Fuente: Leer Artículo Completo