La historia detrás del anillo de compromiso de Kate Middleton

La pedida de mano del príncipe William a Kate Middleton dio la vuelta al mundo. No solo el nieto de Isabel II y futuro heredero al trono británico se comprometía con la que había sido su novia durante los últimos años sino que además lo hacía eligiendo la joya que su padre, el príncipe Carlos, había otorgado a Diana de Gales décadas atrás. Un gesto muy significativo del que pocos se han olvidado, a pesar de que este mismo octubre se cumplirán once años de aquel compromiso.

A pesar de que las fotos del compromiso acapararon titulares durante meses, todavía existen detalles que incluso los más fanáticos de la monarquía británica habían pasado por alto. Uno de ellos, y quizás el más importante, es que la joya heredada de Lady Di le quedaba grande a la ahora duquesa de Cambridge. “Se sabe que poco antes de su boda, en abril de 2011, Kate modificó el anillo porque descubrió que la banda era demasiado grande y giraba en su dedo”, ha informado la cabecera The Mirror.


El dato más curioso fue que Middleton no quiso modificarlo en exceso, el valor sentimental detrás de aquella joya era demasiado alto. Por ello, la royal británica lo llevó a la joyería y decidió añadir pequeñas cuentas de platino en la parte interior del anillo para conseguir el ajuste perfecto y no ajustar la banda, que habría sido la opción más habitual.

El anillo se remonta a 1840, fue creado por adorado joyero inglés Garrard a petición del entonces príncipe Alberto, y desde aquel entonces ha formado parte de la corona británica.

Tras la muerte de Lady Di fue el príncipe Harry quien heredó la pieza, pero no dudó en prestarle a su hermano mayor esta joya para su compromiso con Middleton.



Fuente: Leer Artículo Completo