La peor experiencia de Nagore Robles tras pasar por un quirófano

No todos los pasos por el quirófano, por razones estéticas, de las famosas terminan en un resultado satisfactorio. En ocasiones, incluso, traen una serie de secuelas con las que hay que acostumbrarse a vivir. Es de eso de lo que ha querido hablar Nagore Robles, que no solo no está contenta de aquel día que decidió retocarse la nariz (lo último en rinoplastia), sino que se arrepiente enormemente de haber tomado esa decisión.

La colaboradora de Mediaset ha narrado en Instagram la cara menos amable de las operaciones estéticas: la que resulta cuando las cosas no salen según lo previsto. “Me cuesta mucho hablar de esto pero quiero mostraros la parte no tan bonita de un caso“, empezaba la pareja de Sandra Barneda a contar su experiencia.

“Cuando yo decidí operarme la nariz la intervención iba a ser muy sencilla porque solo me tenían que tocar el cartílago pero me desperté con la cara negra, la nariz rota, llena de moratones… el cirujano decidió limarme la nariz, romperme el tabique…”, detallaba Nagore lo que se encontró cuando se puso delante del espejo tras haberse incorporado de esa mesa de operaciones.

Todo aquello me traumatizó muchísimo”

“Lo hizo tan mal que me desvió el tabique. Hay una zona por la que apenas puedo respirar y eso me supone dolor de cabeza, dolor de garganta… además del fallo estético“, continúa, asegurando que “todo aquello me traumatizó muchísimo”. Vamos, que lo que debía ser un cambio para sentirse más a gusto con su imagen se tornó en una auténtica pesadilla.

Nagore advierte que el propósito de haber hecho este relato en sus ‘stories’ no es otro que “aconsejaros de que os informéis bien de todo lo que puede pasa porque una vez que entras en un quirófano no sabes como vas a salir”. Y termina estas palabras impregnadas de rabia: “Ojalá hubiera tenido más seguridad en mí y no hubiera tomado esa decisión”.

Fuente: Leer Artículo Completo