La tragedia de las Azúcar Moreno: del boom de Eurovisión a su caída en desgracia (y los problemas personales que están marcando su vida)

“No nos podemos quejar. La vida nos ha tratado bien, la industria de la música nos ha tratado bien…”. Estas palabras son de Encarna Salazar, una de las mitades que componen en dúo Azúcar Moreno (los detalles de su caída en desgracia, aquí), en el plató de ‘Un año de tu vida’, presentado por Toñi Moreno. Son del 15 de octubre de 2019, meses después de que ella y su hermana Toñi se vieran envueltas en aquella polémica con ‘Supervivientes’ que les costó el veto en Mediaset (aunque parece que, en las últimas semanas, desde Fuencarral se han mostrado más flexibles con ofrecerles las oportunidad de hablar de sus dramas personales).

“Ya no sois personas gratas en Mediaset”, decía con mucha rotundidad Jorge Javier Vázquez después de que estas hubiesen decidido abandonar el ‘reality’. Ante las intenciones de estas de dar réplica para explicarse, él les instaba a estar calladas: “El silencio os favorece“. El presentador dejaba caer que habían traicionado a la productora, jugándosela como nunca antes había sucedido en la historia del programa. Aunque este no daba más pistas, Joaquín Prat, en ‘El programa de Ana Rosa’, deducía que las artistas habían recibido un anticipo por las dos primeras semanas de estancia en Honduras y, pasado ese tiempo, se habían largado.

Lo cierto es que nunca se supo más de aquel asunto que se decidió tapar, a pesar de que ellas podrían haber quedado más que expuestas ante la opinión pública. Y eso que pincharon y Jorge Javier, al que echaron en cara lo que se dijo de ellas, dejando caer que se habían llevado un dinero que, por rendimiento delante de las cámaras, no les pertenecía. Jamás se llegó a saber qué había pasado en realidad, pero siempre quedó la sombra de ese engaño por parte de una Toñi y una Encarna que han ido viendo cómo su carrera se desinflaba.

Del ‘boom’ al parón

Ellas mismas le explicaban a Toñi Moreno en ese ‘Un año de tu vida’, que si tuvieran que elegir ese año determinante para ellas, sería, sin duda, 1990. Las extremeñas, con esos vestidos ajustado que resaltaban sus curvas, se subieron al escenario de Eurovisión para representar a España y hacer bailar al viejo continente al ritmo de ‘Bandido’ (más de un millón y medio de copias vendidas a lo largo y ancho del mundo del disco en el que se integraba el tema). Fue en Zagreb y acabaron en un más que meritorio quinto puesto al que hemos dado mayor importancia aún con el paso de las ediciones del festival y observando el nombre de nuestro país en el ranking…

Esa imagen arrebatadora desde la sobriedad de sus LBD llevaban años exhibiéndola. Comenzaron haciendo los coros a sus hermanos, Los Chunguitos, hasta que en 1982 una casa discográfica posó sus ojos en ellas y se la jugó. Les salió bien. Dos años más tarde lanzaban su primer trabajo, ‘Con la miel en los labios’, con el que cosechaban el primer disco de oro de su carrera. ‘Estimúlame’ (1986, 50.000 copias vendidas) y ‘Carne de melocotón’ (1988, 80.000 copias vendidas), demostraron que la apuesta fue buena y que estaban listas para sonar más allá de los recintos feriales de las fiestas patronales de nuestra geografía.

No es de extrañar que se las eligiera para acudir a Eurovisión. Tampoco que sus temas formaran parte de la banda sonora de películas y series más allá de nuestras fronteras. Carlos Saura contó con ellas para ‘El amor brujo’, pero la música de las Azúcar Moreno quedó para la historia en títulos internaciones desde Brasil (para la telenovela ‘Salsa e Merengue’, 1996-97, con ‘Solo se vive una vez’), Chile (también en un culebrón, de 2005, ‘Brujas’, con ‘Él’) o el filme de Hong Kong de 1997 ‘Happy Together’, también con ese tema que sonó para la audiencia chilena.

En 2006, Toñi y Encarna lanzaban ‘Bailando con Lola’, y más allá de un álbum recopilatorio que hizo las delicias de sus seguidores en 2014. no volvieron a aparecer… hasta el pasado septiembre. Con mucho menos tirón mediático que en aquellos tiempos pasados de brillo y purpurina. Quizás lastradas por el momento que vivimos por la pandemia, pero qué duda cabe que su rifi rafe con el gigante Mediaset, algo tuvo que ver. Durante los últimos meses han tratado de ir presentando pídoras de ‘El Secreto’, que es como se llama ese álbum de estudio que llega década y media después del anterior. Más allá de alguna intervención en cadenas autonómicas, como la TVG, poco o nada han conseguido…

Tras alcanzar la máxima efervescencia como dúo artístico, tuvieron un econtronazo que provocó que sus carreras se separaran. Seis años estuvieron sin hablarse. En noviembre de 2007 anunciaron que se separaban de manera profesional. Pero resultó ser una ruptura mucho más allá de lo que habían ofrecido a la música. De hecho, Encarna ni siquiera fue a la boda de su hermana con Roberto Liaño, en 2011 (y que terminó en divorcio dos años más tarde).

Fue precisamente en ese 2013 cuando ‘Tu cara me suena’ forzó la reconciliación en vivo, en directo y en ‘prime time’. O más bien sus hermanos, Los Chunguitos, que participaban en aquella edición del ‘talent’ y regalaron esa momentazo a Antena 3. Ellas, acabaron abrazándose, y las palabras de Encarna dejaron más que claro que, a pesar de que Toñi no estuvo a su lado en algunos de los momentos más complicados que recuerda, el amor siempre debe ganar la batalla al rencor: “Cuando quieres a una persona, por muchas cosas que hayan pasado, hay que pasarlas. Hay que vivir sin odio, ni rencor porque la vida son cuatro días”.

De azúcar a sacarina

Pero, ¿qué ha pasado para que, como dijo Prat, hayan pasado de azúcar a sacarina? Amén de esa retirada del apoyo televisivo de uno de los escenarios que les venía de maravilla para hacer sus apariciones y recordarnos que existen, cada una de ellas ha sufrido un duro golpe de la vida que ha marcado su trayectoria y esa caída en desgracia que se ha visto acentuada en los últimos tiempos.

En el caso de Encarna, un cáncer. De mama. Era diciembre de 2013 cuando ella misma, en una entrevista con ‘El Mundo’, anunciaba, manera rotunda, que lo había vencido: “He superado el cáncer”. Acto seguido, celebraba que iba a poder vivir más tiempo con los suyos, aunque seguro que echaba de menos a esa Toñi (fue ella quien anunció la enfermedad de su hermana en rueda de prensa poco antes de que comenzaran a destaparse sus diferencias tras anunciar que se separaban a nivel artístico) con la que se reconcilió, como decíamos, unos meses después por obra y gracia de Antena 3. Toñi confesó posteriormente tener ese pesar de no haber estado con quien había sido su otra mitad durante el trance más duro de su vida.

Ahora, Encarna sí está para Toñi, que está atravesando un trance complicado por los problemas con su primer exmarido, Pedro Rilo, con quien estuvo tres décadas y que ha terminado, como apunta ‘Jaleos’, con la petición de una orden de alejamiento de él hacia ella. Este ha asegurado que siente “miedo” de quien fuera su mujer, y que esta ha llegado a entrar en la casa que compartieron y que ahora dice que es de él, llevándose objetos del interior de la misma y llegando a agredirle.

“Por miedo a que Antonia Salazar pueda hacerme algo, tras haber entrado en mi domicilio y amenazarme, solicito dicha orden”, se puede leer en ese documento tras el que manifestaba a la menciona web quepasó cuatro horas “en la comisaría de San Pedro Alcántara para que me devuelvan mi vehículo. La investigación policial de lo sucedido lo está llevando la brigada de Delincuencia Urbana”.

Ella no tardaba en dar réplica, en ‘Viva la vida’ (de ahí que deduzcamos que Telecinco les ha levantado, aunque sea de manera parcial, el veto). “Tú eres un hijo… de tu madre. Esa casa la he pagado yo con mi trabajo y lo voy a demostrar aunque sea lo último que haga en mi vida. No te vas a ir de rositas. Puedes sacar cosas mías pero yo también de ti. Tengo miedo, son muchos años callada y no puedo hablar más pero si se me va la olla me importa una mierda que me demande… pero yo digo quién eres tú”, comenzaba explicando en el programa que presenta Emma García.

He trabajado mucho y no tengo nada”

toñi salazar

Se ha portado como un cerdo, es una mala persona, te he querido como nadie. He trabajado mucho y no tengo nada. No es justo lo que está haciendo conmigo. El otro día, dos coches de policía me rodearon como si yo fuera una delincuente y eso no se puede hacer con alguien que te ha dado la vida. Es muy listo y no hablo más porque me puede joder”, añadía, dejando muy claro que va a luchar por desmontar la versión de Rilo.

Y quedando más que patente que las Azúcar Moreno, que antaño sonaban en todas las radios, ahora protagonizan más titulares por este tipo de polémicas y escándalos, de dramas personales, que por aquellas notas musicales que las llevaron a ser banda sonora de este país en los años 90.

Fuente: Leer Artículo Completo