Lámparas de Murano y muebles estilo Imperio: Máxima recupera el fastuoso despacho que ocupó la reina Beatriz

En plena segunda ola de la pandemia, los miembros de las distintas familias reales europeas han retomado sus videoconferencias. Eso permite que volvamos a adentrarnos en palacios como el de Máxima de Holanda, a quien este jueves veíamos mantener una reunión de trabajo desde uno de los despachos del palacio de Huis ten Bosch, la residencia oficial de la familia real holandesa en La Haya.

Lo habitual es que para este tipo de actos la reina utilice su despacho personal, reformado recientemente y forrado con un bonito papel de pared de Ananbô estampado con plantas tropicales. Sin embargo, ayer prefirió conectarse a su videoconferencia desde una de las estancias que solía emplear su suegra, la reina Beatriz. Como vemos en las fotografías de la reunión, la habitación conserva los principales elementos decorativos con los que contaba durante el reinado de la anterior monarca.

Si el despacho personal de Máxima evoca las antiguas colonias holandesas en el continente asiático, el de ayer nos transporta a la época de los viajeros elegantes del Grand Tour, cuando recién descubiertos los yacimientos arqueológicos de Pompeya o Herculano se puso de moda entre los jóvenes de las clases acomodadas europeas viajar a Italia. Algunos de esas excursiones aparecen retratadas en la serie de cuadros que cuelgan alrededor de Máxima, y en los que vemos a grupos de excursionistas admirar ruinas como las de los baños de Caracalla en Roma. No es el único toque italiano del despacho, porque del techo cuelga una imponente lámpara de cristal de Murano similar a las que pueden verse, por ejemplo, en el museo Correr de Venecia.

La cómoda de caoba que hay detrás de la reina, así como el par de candelabros que sujetan encima unos amorcillos de color oscuro, una mesita, una consola y una chimenea que se entrevén al fondo del despacho, son de estilo Imperio y remiten a la época en la que el palacio de Huis ten bosch estuvo ocupado por el rey Luis Bonaparte, hermano del emperador Napoleón. Un lujo que parece que Máxima tuvo muy en cuenta a la hora de escoger su atuendo para su videoconferencia.

Sus enormes pendientes recuerdan a los remates de bronce dorado que vemos en los referidos muebles de estilo Imperio, mientras que el discreto vestido color negro de la reina, un diseño de la firma de low cost española Massimo Dutti, evitaba caer en un exceso que no parece oportuno en un momento tan difícil como el presente. Máxima de Holanda, parece ser que privada de sus vacaciones en Argentina por culpa de su reciente polémico viaje a Grecia, no puede viajar por ahora y tampoco hacer gala del gusto ostentoso por el que es famosa. Su palacio, sí.

En imágenes

De Felipe y Letizia a la princesa Mette-Marit: los 'royals' nos enseñan sus despachos

Fuente: Leer Artículo Completo