Mafalda: "Siempre siento la misma sensación que la primera vez"

Nació en Londres, tiene orígenes españoles y búlgaros y es hija de Rosario Nadal y Kyril de Bulgaria. Puede que su nombre, Mafalda Sajonia-Coburgo, te suene por mucho más que por sus apellidos aristocráticos. De hecho, puede que acabes de descubrirlos. Porque Mafalda es una de las voces actuales que más fuerte está pegando en la industria de la música. La cantante publicó su primer EP en 2019 y en menos de un año se ha erigido como una de las artistas predilectas a la hora de seleccionar las cantantes que ponen la letra y la melodía en los eventos de casas de moda de renombre. Es también una de las figuras preferidas por las editoriales más prestigiosas y, es además, la voz que armoniza la película que en Harper’s Bazaar España hemos creado para este 2021. Una película que crece, que inspira y que emociona. Como Mafalda.

Ella dice que su música es el reflejo más honesto de lo que ve en el mundo sobre su generación. Y si con tan solo 26 años acumula constancia, lucha y éxitos a sus espaldas, nosotros nos vemos incapaces de negar esta sentencia. Transmite la misma energía, vitalidad y pasión con la que en Harper’s Bazaar queremos empezar el año. Un año en el que cargamos las pilas, aprendemos de lo vivido y nos apuntamos a afrontar lo que venga con el mismo ímpetu de la cantante.

Porque esta conjunción resultante de la reflexión y la resiliencia es nuestro propósito. “Mafalda es la cantante extrovertida a la que le encanta actuar frente al público en vivo, pero también Mafalda es personal, tímida y le encanta Netflix y chill y escribir música todo el día. Algunas veces las dos Mafaldas se cruzan, pero no siempre”, concluye la cantante. No le falta razón, y como tan necesaria es una cara como la otra, hablamos con ella para conocer más en profundidad su trayectoria. No sin, por supuesto, darle al play a su último lanzamiento, Decir adiós, como sintonía de nuestro comienzo de año para, como su propio nombre indica, despedirnos del 2020.

“Supe que quería dedicarme a la música desde que era pequeña, cuando fui a uno de mis primeros conciertos a los que me llevó mi madre” cuenta Mafalda.

Con unos padres que viven la música con pasión, imposible fue para ella escapar de su vocación. Porque siempre estuvo rodeada de señales que, más allá de reforzar su innato talento, le indicaron de la manera más natural, el camino que ella misma está dibujando en la industria.

“Era el tour X&Y de Coldplay, y nunca lo olvidaré”, dice y continúa explicando: “Poco después empecé a componer canciones. Haber tenido la oportunidad de estudiar en Berklee College of Music ha sido una experiencia que cambió mi vida. Allí fue cuando supe que cantar era lo que tenía que hacer”.

Aunque avisada estaba de que no sería un camino de rosas -su padres le advirtieron de que triunfar en el sector implica constancia y gran esfuerzo-siguió su intuición, se mudó de Londres a Boston para comenzar sus estudios en el americano Berklee College of Music. Y en 2015 llegó el presagio de lo que estaba por venir. Compartió en SoundCloud Don’t Let Go, su primer tema, y consiguió cautivar a los blogs americanos, sin ser consciente de que este sería el pistoletazo de salida para ofrecer conciertos en diferentes salas de la ciudad.

Pero si Mafalda tiene que remontarse a una fecha y lugar, lo tiene claro: “Era 2012 en Londres en un pub. Había un mini escenario en la esquina y estaba con mi amigo Chester que tocaba la guitarra. Poder compartir mi arte con un público me hizo sentir una sensación que nunca olvidaré”.

Desde aquel concierto en Londres y su reafirmación en los blogs de los críticos americanos en 2015, todo fue rodando para Mafalda.

Dos años más tarde se mudó a Nueva York y en verano de 2019 publicó su primer EP, Daisy Chain, que recibió una acogida descomunal por parte del público (tan solo en Spotify cuenta ya con casi cuatro mil oyentes mensuales).

“El año pasado, tuve la suerte de cantar en el Auditorium del parco Della Música en Roma, delante de tres mil personas” comenta, no sin, por supuesto, volver a recalcar su agradecimiento y emoción: “Siempre siento la misma sensación que la primera vez”.

Desde entonces Mafalda nos ha seguido sorprendiendo con singles como Hate me Right y, su último lanzamiento -y el único en español- Decir Adiós: ” Me siento afortunada de poder expresarme creativamente en los dos idiomas y de haber crecido en varias culturas. Quiero usar todas las herramientas que tengo a mi disposición para comunicarme con los demás”.

Tampoco puede evitar recordar la versión que ella misma cantó de Corazón partío de Alejandro Sanz, uno de los referentes que marcó su infancia: “El año pasado hice un concierto en Madrid donde canté una cover en español. ¡La reacción fue tan buena que supe que lanzar mi propia música en castellano tenía que ser el siguiente paso!

Fuente: Leer Artículo Completo