Máxima de Holanda y su favorecedor vestido de cuadros

Son contadas las ocasiones en las que Máxima de Holanda falla con su estilismos. La reina holandesa es, sin duda, una de las royals más atrevidas con sus looks. Sus grandes pamelas, su apuesta por colores como el amarillo y su gusto por los estampados hacen de su armario uno de los más arriesgados de la realeza europea.

Máxima ha intensificado su agenda en las últimas semanas para mostrar su apoyo a las instituciones sanitarias de su país, y en uno de sus actos en Ámsterdam ha apostado por un vestido de print de cuadros en tonos otoñales con dos sutiles detalles que hacen de él un acierto seguro para cualquier situación.

El diseño escogido por la reina holandesa destaca por su favorecedora silueta: de cuerpo entallado, falda evasé y largo midi. Llama la atención por dos detalles, la lazada al cuello y el cinturón forrado de la misma tela para marcar la cintura. Otro de sus detalles es la manga francesa con puño vuelto, poco usual y muy favorecedora.

Como no podía ser de otra manera, Máxima ha acertado con los complementos, un terreno que domina a la perfección. En esta ocasión se ha decantado por unos salones de alto tacón en ante color topo y un bolso de mano trenzado en color negro.

Otro aspecto que no descuida nunca son las joyas, y las de ella pocas veces se pueden definir como discretas. Para este look, optó por unos grandes aros dorados con detalles en rojo, uno de sus relojes favoritos combinado con dos pulseras doradas y un conjunto de anillos entre los que destacaba el que llevaba en su dedo anular de la mano derecha, con una amatista engarzada.

Un look perfecto para los días de otoño con el que Máxima vuelve a demostrar que es una de las royals más elegantes y con un armario más variado y pegado a las tendencias.



Fuente: Leer Artículo Completo