Muere el duque Amadeo III de Saboya-Aosta, el primo más polémico de la reina Sofía que se pegó en la boda de la reina Letizia y que se autoproclamaba jefe de la Casa Real italiana

La noticia le ha llegado a la reina Sofía en pleno viaje a Grecia para celebrar el cumpleaños de su hermano Constantino de Grecia: su primo más polémico, Amadeo, el duque de Saboya-Aosta, había fallecido la madrugada del 31 de mayo al 1 de junio. El entierro será este próximo viernes en Italia y todos los representantes de las casas reales se han apresurado a dar el pésame a la familia y recordar los grandes momentos de la vida del duque, una vida a veces tan trágica como su orfandad y su paso por los campos de concentración nazis y en otras ocasiones polémica, como cuando protagonizó una pelea a tortazos con su competidor por la jefatura de la casa real italiana en la boda de los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia. Hoy es un buen día para repasar uno a uno todos los momentos de una biografía convulsa e interesante como es la de Amadeo duque de Aosta que consiguió añadir a sus títulos nobiliarios el Saboya por el que tanto luchó.

Una vida marcada por la guerra y una guerra familiar

Amadeo, nacido en Castiglion Fibocchi, cerca de Florencia, en septiembre de 1943, ha fallecido de un paro cardíaco producido por una complicación posoperatoria: el pasado 27 de mayo se le había intervenido de una afección renal que le tenía contra las cuerdas desde hacía bastante tiempo.

Amedeo era hijo de Irene de Grecia y Aimone de Saboya pero a pesar de su aristocrático origen su infancia no pudo ser más dura y trágica: en plena Segunda Guerra Mundial pasó sus primeros años de vida en el campo de concentración de Hirschegg. Su padre no solo fue el cuarto duque de Aosta, también había reinado en Croacia. Amadeo recibió nada más nacer varios títulos que nunca pudo ejercer, un hecho que le amargó buena parte de su existencia: podría haber sido rey de Croacia, de Italia o España, pero no lo fue.

Aunque si hubo una pretensión que marcó su vida fue su duelo por conseguir el liderazgo de la Casa de Saboya-Aosta que había heredado a la muerte de su padre en 1948, pero que la otra rama familiar, la que descendía del rey Umberto II, le arrebató. Este conflicto dentro de la casa real italiana vivió su momento más vergonzante en la boda de los entonces príncipes de Asturias, doña Letizia y Felipe II, ocasión en la que Amadeo la emprendió a bofetadas con el representante de la otra rama de su propia familia.

Fuente: Leer Artículo Completo