Nela sorprende a Melyssa con su visita a Honduras

  • Toda la información sobre ‘Supervivientes 2021’

    Melyssa Pinto es, sin duda, una de las participantes más queridas y populares de esta edición de ‘Supervivientes’. Una buena fama entre el público que se ha ganando gracias a su carácter bondadoso y tierno, que ha mostrado en más de una ocasión. Entre estas cualidades que la caracterizan también se encuentra la profunda unión que mantiene con su familia, y, en especial, con Nela, su madre. De la que no para de acordarse durante toda su estancia en Honduras, “la echo mucho de menos, no puedo esperar un día más para abrazarla”. Una añoranza que hizo que la joven se sintiera molesta cuando, durante su cumpleaños, su sorpresa de celebración fue ver a Sandra Pica y no una visita familiar, “esta oportunidad la había podido aprovechar yo para una llamada con mi madre”, reprochaba enfadada a Tom, al que consideraba culpable de la incómoda situación.

    Pero, el ansiado momento del encuentro, por fin ha llegado. Nela ha viajado a Honduras, superando incluso su fobia al avión, para poder sorprender a su hija mayor. Sin embargo, esto es ‘Supervivientes’, el ‘reality’ más extremo, y no todo podía ser tan sencillo. Su primer encuentro ha sido con Olga Moreno, amiga íntima de su hija , y, al contrario que Lorena, defiende la amistad entre las dos mujeres. “Si mi hija escoge una amistad por algo será”.

    En la segunda visita se ha visto las caras con Tom, su ex-yerno. Aunque todo apuntaba hacia la tensión, el encuentro ha sido muy bonito y con perdón incluido. “Les he hecho mucho daño, pero les quiero muchísimo, siempre me han cuidado como si fuera un hijo”, decía emocionado el francés. Una disculpas de Nela recibía con agrado, “hay que saber perdonar, todo está en el pasado”.

    Tras superar estas pruebas por fin madre e hija se han podido ver mientras se fundían en un largo abrazo lleno de sentimiento y lágrimas. “No quiero que te vayas mami, te quiero mucho, muchas gracias por venir”. Unas tiernas declaraciones a las que su madre también se unía, “no llores, estás guapísima. Te he echado mucho de menos no sé vivir sin ti”.

    Sentimientos a flor de piel, ya que madre no hay más que una y son únicas e irrepetibles.



    Fuente: Leer Artículo Completo