Por qué no triunfó Fit Life: el reality ‘healthy’ con el que Pilar Rubio intentó convertirse en la Gwyneth Paltrow española

La carrera profesional de Pilar Rubio ha estado siempre marcada por las luces más brillantes de sus éxitos (como su sección y estilismos en El hormiguero), pero también por las sombras de sus fracasos. Una dualidad profesional que ha hecho que la mujer de Sergio Ramos tenga uno de los currículos televisivos más interesantes del panorama nacional.

Tras saltar a la fama como reportera dicharachera de Sé lo que hicisteis… (el mismo nido del que despegó Cristina Pedroche), Pilar demostró ser una auténtica mujer todoterreno lanzándose a la aventura con apuestas tan arriesgadas como la de ponerse al frente de Operación Triunfo 2011 y la serie Piratas. Dos auténticos suicidios profesionales ya que ambos proyectos se cancelaron por baja audiencia. Y aunque siempre ha triunfado como colaboradora (véase su sección en el show de Pablo Motos que comenzó en 2014 y aún perdura), lo cierto es que cuando Pilar se pone al frente de un formato parece que el público le da la espalda.

Sin embargo, poco se ha hablado (y se habló en su día) del proyecto más original, personal y quizá más entretenido al que se ha lanzado nunca la esposa del capitán del Real Madrid. Consciente de su belleza, de su poderosa anatomía (cincelada a golpe de pesa, kick boxing y sudor) y de su gran tirón en Instagram (a día de hoy tiene 5.4 millones de ‘followers’) Pilar protagonizó la que fue la primera producción española de la cadena Fox Life cuando se lanzó a contar los secretos de su vida sana en el reality Fit Life.

“Me metí en la tele en busca de aventuras. No me gusta perder el tiempo ni hacérselo perder al espectador”, aseguraba en una entrevista con motivo del lanzamiento de este formato allá por el año 2017. Y aunque ella se negaba a que Fit Life fuese tachado de reality sobre su vida, lo cierto es que los 11 episodios (de 30 minutos cada uno) nos mostraban como, por ejemplo, Pilar ejercía de maestra de ceremonias en la presentación de un nuevo producto de belleza en un acto público para terminar realizando una clase de acroyoga para relajarse.

“En este formato, los espectadores descubrirán el lado más humano de Pilar Rubio, desde su trabajo como presentadora, a su colaboración con firmas de moda, su pasión por la música o los ejercicios de entrenamiento que realiza para ponerse en forma”, decían desde la cadena Fox Life asegurando, además, que nos mostrarían “la cara más polifacética de Rubio, mujer curiosa e inquieta por naturaleza”. No obstante, este proyecto que podría haber hecho de Pilar la próxima Elsa Pataky no tuvo la repercusión ni el éxito esperados. ¿Por qué?

Tirando de hemeroteca, puede verse cómo la comunicadora se esforzó durante los actos promocionales del formato en dejar claro que no se vería nada de su vida personal. Ni Sergio Ramos, ni sus hijos formarían parte directa del programa. Craso error de marketing que hizo que muchos pensasen en este como si de los videos de ejercicios de aerobic de Jane Fonda se tratase.

Así pues, Pilar Rubio perdió una auténtica oportunidad de oro para poder rentabilizar de manera televisiva un estilo de vida envidiado (y criticado) por muchos. Aunque para ser justos, cabe decir que con más de cinco millones de seguidores en Instagram, la colaboradora ha encontrado en el 2.0 su mejor y mayor banco de inversión.

Fuente: Leer Artículo Completo