Quién es James Mountbatten-Windsor, el único niño invitado al funeral: el nieto más joven de Isabel II que tiene mucho en común con Felipe de Edimburgo

En la lista de los invitados al funeral del duque de Edimburgo, destacan nombres relevantes como los de sus cuatro hijos y sus consortes, el príncipe Guillermo, el príncipe Harry, e incluso los descendientes de las hermanas del príncipe Felipe, que se quedaron fuera de la lista de invitados a su boda en 1947 con Isabel II por sus vínculos con el nazismo. Pero entre todos ellos, tan solo hay dos menores de edad que han formado parte del reducido acto: los hijos del príncipe Eduardoy Sofía de Wessex, Lady Louise Mountbatten-Windsor (17) y el vizconde James de Severn (13).

El joven es vizconde de Severn y ocupa el puesto número 13 en la línea de sucesión al trono británico, mientras que su hermana, mayor que él, no tiene título y ocupa el puesto 14º. Esto se debe a que los menores nacieron antes de que Isabel II eliminara la ley sálica por la que prevalecía el varón por delante de la mujer, sin importar el orden de nacimiento. La misma norma por la que la princesa Ana, segunda hija de Isabel II y el duque de Edimburgo, quedó relegada al cuarto puesto en la línea de sucesión cuando nació el menor de sus hermanos, Eduardo de Wessex, por detrás los príncipes Carlos y Andrés. Esto ya no afecta a la princesa Charlotte, que no vio su rango afectado cuando nació su hermano pequeño, el príncipe Louis.

James estudia en Eagle House School, una escuela preparatoria cerca de Sandhurst en Berkshire. La residencia oficial en la que los condes de Wessex pasan la mayor parte del tiempo junto a sus hijos es Bagshot Park en Surrey; pero su vivienda oficial está en Londres, en el palacio de Buckingham. En su nacimiento, el 17 de diciembre de 2007 en el Hospital Frimley Park, el conde de Wessex acordó con Isabel II que sus hijos no recibirían el título de su alteza real y que solo serían hijos de conde. Pero a pesar de no tener un título hereditario, sí que cuenta con un papel dentro de la familia: en 2015 participó junto a su hermana en su primer viaje oficial acompañando a sus padres a Sudáfrica. James, según Tatler, es uno de los nietos favoritos de Isabel II y se espera que en los próximos años empiece a tomar mayores responsabilidades en nombre de la reina.

A pesar de su corta edad, ya ha protagonizado una pequeña polémica. En abril de 2019, cuando tenía 11 años, fue visto conduciendo el Land Rover de su padre por los jardines del castillo de Windsor. Iba acompañado de la condesa Sofía de Wessex, su madre, por lo que tenía el beneplácito de la familia para hacerlo. Por aquel entonces, la prensa británica recordó que no estaban cometiendo ninguna infracción, pues no estaban utilizando carreteras públicas sino su propio terreno. Dos meses antes de que esto ocurriera, en febrero de 2019, el duque de Edimburgo renunció a su carnet de conducir, a sus 97 años, tras verse involucrado en un accidente de tráfico en Sandringham, después de que su Land Rover colisionara con un turismo en el que circulaban dos mujeres y un bebé. Por suerte, no hubo heridos graves pero su avanzada edad le obligó a dejar de disfrutar de una de sus grandes pasiones, al menos por carreteras públicas. Siguió conduciendo por sus terrenos de Windsor y demás palacios reales, como Isabel II después de renunciar a su propio carnet, también por motivos relacionados con la edad.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo