Selena Gomez revela que padece trastorno bipolar

En medio de la crisis que ha provocado el coronavirus, las ‘celebrities’ de todo el mundo están sacando su lado más ingenioso para entretener a toda esa población que está confinada para intentar poner su granito de arena y que los contagios empiecen a frenar. A Miley Cyrus se le ha ocurrido tirar de contactos y hacer entrevistas a sus amigos, a través de Instagram, en una sección que ha llamado ‘Mentes brillantes’.

Su última invitada ha sido Selena Gomez, que ha aprovechado esa conversación para revelar una dolencia que padece y de la que no había hablado hasta la fecha: le han disgnosticado un trastorno bipolar. Lo cierto es que ella no ha tenido nunca reparos en explicar sus problemas de salud. En esta ocasión, tampoco. Y lo ha explicado usando la red social de Miley.

“Recientemente fui a uno de los mejores hospitales mentales en Norteamérica, el hospital McClean, y después de muchos años de pasar por muchas cosas distintas me di cuenta de que soy bipolar“, comenzaba Selena, que reconocía que se lo han diagnosticado de manera oficial y que no es algo a lo que tema: “Tener más conocimiento me ayuda y no me asusta saberlo. Creo que mucha gente se asusta. Lo he visto, incluso con gente de mi familia”.

Tener más conocimiento me ayuda y no me asusta saberlo”

“Tienes que aparentar que estás bien. Pero luego me enojo como una niña, una adolescente, yo qué sé… Simplemente, quise saber todo sobre este asunto, y eso quitó mis miedos“, prosigue en esa apertura de su corazón al mundo, ayudando a muchos otros que se encuentren en una posición igual o similar. Y lo ejemplifica con otro miedo que tuvo en la infancia: “Cuando era niña le tenía miedo a las tormentas eléctricas, y mi madre me compró libros sobre ello. Así podría saber más al respecto y dejar atrás mis miedos. Y funcionó por completo. Es algo que me ayuda muchas veces”.

La ex de Justin Bieber también se pronunciaba sobre la crisis sanitaria a la que ha dado pie el Covid-19: “Esto es muy difícil… Ver que hay gente que no se lo toma en serio es difícil para mí, porque sé que hay personas en los hospitales que literalmente están sacrificando sus vidas… Una de las donaciones que hice fue al hospital en el que descubrí que tenía lupus y que necesitaba un trasplante de riñón”.

Fuente: Leer Artículo Completo