Sergio Dalma: "Me produce impotencia que los políticos no solucionen lo de Cataluña"

Es una charla de números redondos. Sergio Dalma cumple 30 años en la música, cincuenta y cinco en el carnet y es mi entrevista número sesenta en ‘Hoy Corazón’. Pinta bien. Pero es que todo pinta bien cuando llega Josep Capdevila, que es su nombre real. Disfrutamos como niños con la sesión de fotos porque llega siempre con energía, sonrisas y ganas de conversar de lo que sea.

De su gira, de sus inicios o de la situación de Cataluña, su tierra, a la que ha vuelto a vivir hace poco. Dice que es difícil elegir las canciones para un disco que resume tantos años de carrera. Pero que si selecciona los que fueron, los que son y los que serán, sale todo más fácil. Hoy sale a la venta Treinta… y tanto.

Corazón ¿Se pueden resumir treinta años de carrera en una palabra?

Sergio Dalma Te digo dos. Superviviente y privilegiado. Es que, tal y como ha ido cambiando la música y la sociedad, yo sigo disfrutando y haciendo lo que me gusta. La música es esencial en mi vida, pero no lo es todo. Siempre he procurado que Sergio Dalma no se comiera a Josep Capdevila.

C. ¿Cómo fue lo de cambiarse el nombre?

S. D. (Risas) Al principio fue complicado porque cuando decidimos cambiar el nombre de Josep Sergi Capdevila a Sergio Dalma me decían Sergio por la calle y no me giraba. Costó hasta que me acostumbré. De hecho, aún hoy en mi tierra me llaman Josep los vecinos de toda la vida.

C. Volvamos al disco. 30 años de carrera y casi 20 discos, ¿cómo se eligen las canciones que deben estar en un álbum tan especial?

S. D. Bueno, no es fácil. Por un lado están las que son la columna vertebral de mi carrera. Esas canciones que sí o sí han de estar. Bailar pegados, Galilea o Esa chica es mía. Y a la vez quería sumar aquellas que fueron como las caras B de los discos. Esas que no sonaron en su momento, pero que estaban ahí acompañando a los éxitos. También quería añadir tres canciones nuevas que marcan lo que quiero que sea el futuro de Sergio Dalma.

C. De esas tres nuevas, ya conocemos una, Donna con Andrés de Dvicio

S. D. Un tipo encantador y muy talentoso. La gente esperaba una balada, supongo. Pero pensé que era mejor hacer algo diferente. Normalmente los autores mandan canciones y, cuando saben que son para Sergio Dalma, siguen un estilo que es el que quizá me identifica. En este caso, como queríamos que fuera algo diferente, no dijimos que eran para mí. Queríamos ver hacia dónde nos lleva el futuro, algo nuevo. Donna fue perfecta y trabajar con Andrés un acierto. Frescura y juventud.

C. Tienes 55 años pero yo te veo con la misma vitalidad que siempre. Incluso físicamente.

S. D. (Risas) Es que cuando estás trabajando en algo que te gusta se transmite. Y yo procuro tener la misma ilusión y el mismo espíritu gamberro de cuando empecé hace treinta años. Eso no se debe perder.

C. ¿Qué encontramos en el disco? Balada, italiana, baile…

S. D. ritmo para bailar. Lo de la canción italiana surge como un disco homenaje que hicimos que fue Vía Dalma. Nos gustó tanto que hicimos alguno más. Tres en total. Pero lo tomé como una pausa en mi carrera, no creo que sea tan representativo para participar en este disco aniversario. Esto no quiere decir que en la gira no suene algún tema de los italianos. Sonará.

C. ¿Serán muy diferentes las adaptaciones que has hecho de los éxitos que conocemos?

S. D. Hay diferencia, sí. Pero se mantiene la esencia. De hecho ha sido una evolución natural porque ya en los conciertos durante estos años, las canciones se van modificando. Como pasa en el teatro, la misma función cada día nunca es igual.

Corazón De ‘Bailar pegados’ hiciste hasta un reggae…

Sergio Dalma ¡Sí! Surgió con los músicos una noche de relax. Empezamos a improvisar y nos gustó tanto lo que sonó que la llevamos al directo. Cuando una canción es buena, todo funciona.

C. ¿Sigue siendo la mujer la protagonista de las nuevas canciones?

S. D. Sí, siempre. ‘Donna’, por ejemplo, es un homenaje a las mujeres, sean como sean y vengan de donde vengan. En el vídeo aparecen mujeres muy diferentes que queríamos que se vieran representadas en la canción.

C. Además del disco, hay un DVD que se ha grabado en la Casa Murada.

S. D. Sí, pero no es un DVD al uso donde hay canciones de la gira en directo y eso. Es algo especial. Son tres o cuatro canciones que grabamos en formato acústico con mis músicos mientras tomamos una copa de vino y charlamos. Y eso es lo que podréis ver, las canciones de otra manera y unas charlas muy de verdad en las que contamos anécdotas y mucho más. Queríamos mostrar lo que hacemos cuando no estamos en el escenario.

C. Cantas hasta ópera.

S. D. Sí, es que yo hice tres años de canto clásico. Espero que le guste al público.

C. Hablemos de los fanes.

S. D. Tengo la suerte de tener un público muy fiel. Los hay que tienen toda la discografía y que me llevan siguiendo desde adolescentes. Ahora vienen con sus maridos y mujeres y con sus hijos a los conciertos. Le doy mucho valor a esa fidelidad.

C.¿Cómo y cuándo te vemos en directo?

S. D. Arrancamos la gira el 24 de enero en Murcia. Haremos una gira en España y Argentina. Cuando arranquemos ya no paramos en un tiempo, porque me encanta. En invierno será una gira de teatros. Me encanta esa cercanía y ese silencio. Prefiero hacer varios días un teatro que un día un recinto grande. Esos los reservo para verano.

C. ¿Quién decide los pasos de tu carrera?

S. D. No es algo que haga yo solo. Si sale bien, el éxito es de todos, pero si no acertamos, el fallo es compartido. Las decisiones me gusta que sean un trabajo en equipo. El concepto que tenemos es que Sergio Dalma es la marca.

C. ¿Cómo te has encontrado el panorama musical en este 2019?

S. D. Dos años han pasado desde el último disco. Siempre ha habido movimientos y cambios de estilo. Ahora le toca al reguetón y yo lo miro con respeto, guste o no guste. Hay una edad en la que nos aferramos a un estilo de moda y en esta generación ha sido así. Lo que sí veo es que hay una nueva generación de músicos muy preparados que están ahí y con los que me gusta trabajar. Si pusiera un pero sería la saturación de directo. Antes casi no se hacía y ahora hay tanta gente de gira que el público no puede asumir económicamente ir a ver tantos conciertos. Hay muchos grupos de una canción. Aunque se consume más música.

C: Hay excepciones a esas carreras fugaces de gente que llega para quedarse o eso parece. ¿no?

S. D. Sí, claro. Rosalía o Aitana son un buen ejemplo. Se ve que han escuchado mucha música y que tienen un sentido muy elevado del espectáculo

Me pasa mucho lo de olvidarme las letras de las canciones”

C. ¿Es posible un dueto Dalma Aitana?

S. D. Claro que sí. Hay que quitarse prejuicios. Somos músicos y en la música todo se puede fusionar. En la cocina ha pasado, ¿no? (risas).

C. ¿Hay un estilo Dalma?

S. D. No sé si es un estilo, pero sí que es reconocible. Tú escuchas la radio un momento y nada más oír una voz sabes si es Alejandro Sanz, Manolo García o Sergio Dalma. Es muy importante.

C. ¿Cuándo empieza Josep a saber que esto era lo suyo?

S. D. Desde muy pequeño me tiraban mucho los escenario cuando había cualquier evento. Pero no solo a cantar sino a hacer el payaso. En casa se escuchaba mucha música italiana, de ahí me viene el interés. Me llamaba mucho la atención la forma diferente que tenían de cantar. A los 16 empecé a tocar en orquestas porque me animaron desde el colegio. Cantaba y tocaba la guitarra. Hubo un momento en el que me avisaron que estaban buscando a alguien que cantara un jingle para la campaña de un partido político que ya no existe. No recuerdo el nombre. El caso es que pasé cinco años cantando para publicidad de todo tipo de marcas. (en este momento Sergio se arranca a cantar el anuncio de los ochenta de Limón Kas). (Risas).

C. El sitio más extraño donde cantaste.

S. D. En el remolque de un tractor. Ese era el escenario.

C. Eres muy caprichoso en el camerino.

S. D. La verdad es que no. Hay algo de refrescos, algún bocadillo, un poco de fruta y sí me gusta que haya vino de la zona donde tocamos. Poco más, cosas lógicas. No me gusta tirar comida.

C. Has vivido muchos años en Madrid y hace poco has vuelto a Barcelona. ¿Cómo lo estás viviendo?

S. D. Con un desengaño hacia los políticos y mucho malestar e impotencia de que no encuentren una solución.

Fuente: Leer Artículo Completo