Tamara Falcó, muy triste, reaparece tras la muerte de su abuela

Estos días están siendo de lo más complicado para Tamara Falcó y su familia. La marquesa de Griñón está siendo un apoyo incondicional para su madre, Isabel Preysler, y así pasar estos duros momentos acompañadas y tranquilas. La relación entre madre e hija es maravillosa y Tamara no se ha querido separar de Isabel en las últimas horas en las que juntas se han despedido definitivamente de Beatriz Arrastia.

La marquesa de Griñón ha salido de la casa familiar en Puerta del Hierro y ha podido ser vista vestida de riguroso luto en su coche. En el domicilio se ha ofrecido una misa oficiada por el Padre Ángel con la familia y amigos más íntimos. Tamara Falcó ha podido reencontrarse con su hermano, Enrique Iglesias, que ha vuelto a España para acompañar a su progenitora. La diseñadora iba sola en su coche y se ha marchado rápidamente. No ha dicho ni una palabra y sigue guardando silencio en sus redes sociales.

Tamara Falcó estaba muy unida a su abuela, que vivía también en casa de Isabel Preysler. En una entrevista con Carlos Sobera, Beatriz confesaba que, aunque adoraba a todos sus nietos, Tamara era “lo mejorcito de la familia”. “Es estupenda. Hay que admirarla porque ha montado un negocio y da gusto verla”, explicaba.

La marquesa de Griñón vive un momento muy dulce. Sus estudios para ser una chef de éxito le van estupendamente y en lo personal igual. La relación con el empresario Iñigo Onieva va viento en popa y han disfrutado de unas vacaciones de cuento de hadas. Esperemos que lleve este varapalo lo mejor que pueda, tanto ella como su familia, y que pronto recuperen la sonrisa.

Fuente: Leer Artículo Completo