Tamara Falcó desvela (de una vez por todas) la verdadera razón por la que engordó 20 kilos en un verano

¿Cómo podía ser que alguien como Tamara Falcó (aquí, así luce ahora de espectacular en bikini), que acude siempre a la llamada de la prensa y a la que hemos visto incluso entre sartenes, no hubiese estado nunca antes en ‘El Hormiguero’? Anoche, debutó delante de Pablo Motos (el análisis de su look, al detalle). Y de qué manera, porque tocó un tema que inquietó a España entera hace cuatro años y que parece tener una respuesta más compleja que aquel problema de tiroides que aludió en su día para dar explicaciones y quitarse de en medio las incómodas preguntas.

Efectivamente, nos referimos a aquella temporada en la que engordó 20 kilos. A aquella imagen que a nadie se le borra de la retina de Tamara, en un vestido rosa y negro, en los premios de un revista, con un evidente aumento de peso que encendió las alarmas y consiguió que nos preocupásemos por ella. Porque, lo que le pase, preocupa a los medios por su completa disposición a abrirse en canal.

“Ese verano me quedé mucho tiempo en casa pensando en mis problemas y lo único que hacía era comer”, comenzaba relatando, asegurando que su mayor problema llegó cuando no supo decir que no a absolutamente nada de la comida basura que se le ponía por delante: “Comía patatas fritas y eso“. Una rueda, provocada, según contó anoche a la audiencia de Antena 3, por una etapa de “estrés emocional” que no fue capaz de controlar por sí misma.

¿Cómo le puso freno? Lo primero, pidiendo ayuda, tanto para ordenar sus sentimientos, sus miedos y sus inseguridades, como para seguir un plan alimenticio estricto. Y saliendo de casa. Dejando atrás la soledad de las cuatro paredes de su hogar y regresando a se circuito de la vida social sin el que, nosotras, no entendemos a Tamara: “Cuando sales de casa se te olvida“.

A pesar de la dureza de ese desiserto que atravesó, la hija de Isabel Presley contaba, a modo de anécdota y en tono de humor, cómo su madre bromeaba con su aspecto físico: “Fueron 20 kilos. Mi madre dice que casi no podía abrir los ojos. Decía: ‘¡Ay! ¡Sí! ¡Pobrecita! No se te ven los ojos'”. Una reacción muy de Isabel. Y muy de quitar hierro a un asunto más que complejo.

Me quedéen casa pensando en mis problemas y lo único que hacía era comer”

Era un momento de mucho estrés emocional“, explicaba, en una especie de catársis ante el público del programa presentado por Motos. Lo hacía antes de lanzar la conclusión final de esta historia que ha sorprendido al mundo entero por no tener nada que ver con la que contó en un primer momento: “Conseguí sobrellevarlo. Clínica, deporte, salir un poco”. Una vida sana a la que, ahora, se ha acostumbrado.

Claro que, con la mañana que se da ante los fogones, seguro que le es más sencillo. Porque Falcó abordó el tema de su victoria en ‘MasterChef Celebrity’. Aquel triunfo podría servir para establecer un paralelismo con el que logró sobre el sobrepeso: constancia y esfuerzo, que es, como ella misma explicó tras recoger su trofeo, lo que le han enseñado en casa. “No descarto que sea pija, pero pelo conejos“, le soltaba a Pablo antes de lanar otra frase aún más contundente.

Mi tío Miguel decía que ser pijo es como que eras gilipollas. No me identifiqué con eso necesariamente”, manifestaba en una de esas sentencias lapidarias que nos hacen ver que, a pesar de la dureza de este 2020 en el que ha perdido a su padre y a su cuñado, el marido de su hermana Xandra, Tamara sigue siendo una caja de sorpresas. Quizás, la favorita de todos los que hacemos prensa del corazón.

Fuente: Leer Artículo Completo