Todo lo que Cristina Pedroche lleva años copiándole a Ana Obregón, la reina de la televisión de los 90

La idea no puede ser más genial. Recuperar a Ana Obregón para las campanadas 2020 no solo es un gesto precioso de cariño al que, seguro, se van a sumar muchísimos televidentes. Pero, además, pone indirectamente en contacto a Obregón con CristinaPedroche, desvelándose una continuidad en la que no habíamos caído hasta que Televisión Española nos la sirvió en bandeja de plata. ¿Acaso no caracteriza la televisión actual Pedroche tanto como Obregón lo hizo en los años 90? ¿No fue Obregón como hoy lo es Pedroche el epítome de ‘la chica de la tele’? Las semejanzas de fondo entre las carreras de ambas presentadoras son tan notables, que es fácil caer en la tentación de pensar que una copia a la otra. Proponemos una lectura alternativa: ¿y si no fueran ellas las que se replican, sino la misma industria catódica la que las clona?

https://www.instagram.com/p/CHaad2fo98H/

Una publicación (@elreydelglam)

Ana Obregón fue la presentadora favorita del público familiar durante, al menos, los años 90, su década triunfal en televisión. Con su sonrisa permanente y el escote palabra de honor más deseado del país, encarnó un tipo de mujer del que la televisión no parece poder prescindir: la chica alegre, sonriente, sexy pero no demasiado, inteligente pero sin hacerse notar, graciosamente pícara y con el suficiente desparpajo como para llevar adelante pequeñas improvisaciones cómicas. Una versión de la vecinita de al lado.

https://www.instagram.com/p/bDi8zMFRxa/

Una publicación (@cristipedroche)

Pongamos que Obregón es la segunda generación de este personaje y Pedroche, la tercera. Con las evoluciones propias del siglo XXI. Este rol bien pudo ser una invención de Chicho Ibáñez Serrador, quien se inventó algo muy parecido a Obregón y Pedroche para el “Un, dos, tres”, el concurso más popular de la historia de nuestra tele. Sus azafatas en ‘body’ y calentadores, bellísimas y listísimas, complacientes pero con personalidad, fueron la primera generación de un estereotipo que no cesa.

La maquinaria televisiva gira implacable a la hora de sostener o desechar a las jóvenes aspirantes a estrella y tanto Ana Obregón como Cristina Pedroche se han caracterizado por ser unas trabajadoras incansables. Pese a la durísima competencia, ambas han luchado cada centímetro de plató que han conseguido, muchas veces con críticas feroces. Lo cierto es que ambas comenzaron como cualquier otro rostro juvenil, fresco y pizpireto con mucha inocencia y fueron modeladas por la industria en su camino al éxito.

https://www.instagram.com/p/CC8OYwAFEJ8/

Una publicación compartida de Intersport One Península (@intersport_one_peninsula)

Poco a poco, tanto Ana Obregón como Cristina Pedroche fueron sexualizando su imagen, jugando con su belleza e interpretando el papel de la chica sexy que tanto atractivo tiene para el público de la televisión. Los escotes, la sugerencia, los ‘roneos’ gustan a la audiencia. Ninguna de las dos supo o tuvo oportunidad de mostrarse de una manera más compleja. Un lujo que, en televisión, se gana con tiempo, esfuerzo y mucha suerte.

La cuestión de aceptar o no aceptar el papel de la chica sexy de la tele no se visualizaba como una opción en los años 90, cuando Ana Obregón interpretó a la rubia tonta que no era con su profesionalidad habitual. Hoy, sin embargo, todas las profesionales son conscientes del peligro que conlleva ser etiquetada como ‘la-típica-chica-sexy’. Puede ayudarte a entrar en la parrilla, pero supone un lastre muy difícil de quitarse de encima una vez dentro. Lo está viviendo, ahora mismo, Lara Álvarez, la eterna chica del biquini en la playa de ‘Supervivientes’ que no se quita el traje de chaqueta en cuanto pisa plató.

https://www.instagram.com/p/CHa8yANpNu3/

Una publicación compartida de Lara Álvarez (@laruka)

La televisión es cruel: recluta a las mujeres por su belleza pero exige muchísimo más que un físico apetecible. Trascender el papel de adorno que se les adjudica por defecto requiere un peso específico y un carisma que, muchas veces, no viene de serie. La rapidez mental, el ingenio, las réplicas pertinentes e informadas y la capacidad de improvisación no surgen por ciencia infusa, sino que se articulan a partir de una suma de variables (formación cultural, sentido del humor, entrenamiento, personalidad…) que hay que cultivar. Si esas virtudes no aparecen rápidamente, estas ‘chicas de la tele’ difícilmente pueden salir del cliché que representan: están condenadas a figurar, mientras dure su belleza, como acompañantes de los presentadores o colaboradoras puntuales.

https://www.instagram.com/p/CC27UScqM91/

Una publicación (@cristipedroche)

Pese a las dos décadas que separan la época dorada de Ana Obregón y el tiempo actual de Cristina Pedroche, ambas han protagonizado escenas escalofriantemente similares. Se trata de una reinterpretación de la camiseta mojada, totalmente literal y burda en el caso de Pedroche. Puede que ya estemos en el siglo XXI, pero en televisión continúan funcionando los mismos clichés sexistas que en los años 90.

https://www.instagram.com/p/r9ziDMlRyl/

Una publicación (@cristipedroche)

En ‘Zapeando‘ (La Sexta), con toda la tosquedad imaginable, probaron a mojar la camiseta blanca de Cristina Pedroche en un intento bastante primitivo de revelar sus pechos. Mucho antes, Televisión Española se limitaba a sugerir la misma jugada en ‘Qué apostamos’, un programa que terminaba muchas veces con una ducha sexy de Ana Obregón. Algunas cosas empeoran para que todo permanezca.

https://www.instagram.com/p/BcZmz-9HSlC/

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial)

Las carreras de estas dos mujeres, una consumada bailarina (Ana Obregón) y una gran aficionada al fitness y el yoga (Cristina Pedroche) debían discurrir por el carril que el cliché de la vecinita sexy de la tele dispone: una sucesión de papeles secundarios en distintos programas, colaboraciones con marcas de moda y belleza, alfombras rojas de pago, fiestas patrocinadas, portadas en las revistas con o sin ropa…

https://www.instagram.com/p/hnmW5jFRyk/

Una publicación (@cristipedroche)

Ana Obregón tuvo que luchar muchísimo por una carrera de actriz que logró culminar con ‘Ana y los siete’ (2005), la serie que creó y protagonizó para Televisión española con un enorme éxito. “Lo curioso es que cuando en una entrevista comenté que estaba escribiendo una serie la gente se descojonaba y hubo mucho cachondeo y decían “mira la Obregón dice que escribe”, claro que el tiempo me dio la razón porque ahí estuvimos durante 5 años en emisión haciendo unas audiencias brutales (35% de media y más de 7 millones de espectadores)”, comentó Ana Obregón en su momento.

https://www.instagram.com/p/Bdsxpp1nCt7/

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial)

Cristina Pedroche se ha convertido en la mejor empresaria de sí misma, con sus colaboraciones con importantes marcas y su propia línea cosmética, y en inversora de cabecera en los negocios de su pareja, el cocinero Dabiz Muñoz. Pero de momento, en televisión, nada nuevo bajo el sol. ¿Otro no-vestido para la Nochevieja? Sería estupendo que nos mostrara que puede hacer algo más, pero no lo tiene fácil. Hace unos días reflexionaba: “No quiero que la gente piense que soy superficial y que lo único que quiero es salir guapa esa noche. No consiste en eso. Consiste en entretener, en que la gente se olvide en ese momento de todo lo malo que está pasando”.

Fuente: Leer Artículo Completo