Víctor Sandoval, "ninguneado y humillado" por sus compañeros de ‘Sálvame’

Hace dos semanas, Víctor Sandoval era el encargado de preparar ‘La última cena’, ese espacio de cocina que se enmarca dentro del universo ‘Sálvame’. A su lado pusieron a una Terelu Campos que regresaba a ese plató un año después de haber abandonado de manera definitiva. Y ante eso, el huracán Campos, poco hay que hacer para conseguir hacerse con un hueco bajo el foco.

Víctor se sintió desplazado y así lo ha expresado. El colaborador se desahogaba en la tarde de ayer en el espacio de Telecinco. “Ninguneado y humillado“. Con esas dos palabras dejaba claro cómo se había sentido al ponerse al servicio del programa y haber compartido plató con unos compañeros que, dice, le hicieron sentir “como una mierda”.

Te tratan como una mierda, te valoran como una mierda y para ellos eres lo peor. Lo hice lo mejor que pude. Colaboré en todo. Terelu decía cosas que yo las oía. Me dijeron: ‘Ponte las pilas y haz algo. No has hecho nada’. Me sentí como una mierda. Intenté dar lo máximo, pero fue la cena de Terelu. Salí llorando“, explicaba sin poder contener las lágrimas y encontrando el apoyo de Kiko Hernández, que le daba toda la razón.

Una cosas es ser invisible y otra que se ningunee, que se te humille, que se te desprecie“, añadía antes de poner de manifiesto que está harto de que siempre se le señale, de que la gente se pregunte cuánto le queda por llorar (una faceta, por cierto, muy explotada estos años: pero es que Víctor es así, sentimental y sentido).

Estoy tomando pastillas para relajarme”

“Me da igual ser un bufón y ser un payaso y divertir a la audiencia. Pero que la gente sea que estoy aquí y que tengo sentimientos. No sé cocinar, pero sí sé lo que es un huevo y batir un huevo. En aquel momento me sentí muy mal. En esta profesión somos lo que los demás nos dan. Una silla, una alcachofa… Pocas personas manejan sus vidas. No todos los días tienes algo que decir, no todos los días tienes algo que aportar”, se quejaba amargamente antes de pasar a confesar que está siguiendo un tratamiento por los hechos a los que se ha enfrentado recientemente en su vida personal.

“Se me han muerto mis dos padres y estoy tomando pastillas para relajarme, Lorazepam, porque he entrado en una tristeza que no es normal. Supongo que son etapas en la vida que van pasando. Mañana tengo que ir a recoger los 5.000 euros que me han quedado de herencia. Si todavía estoy en ello. El domingo estuvimos desmontado la casa de mis padres”, proseguía antes de decir que “en cinco años me veo muerto”.

¿Ha tocado fondo Sandoval?

Fuente: Leer Artículo Completo