Woody en San Sebastián

Algún día diremos “la última de Woody Allen” y no será la última que podamos ver en el cine sino la última de verdad. De momento, ‘Rifkin’s Festival’ es de las primeras. Ese genio mayorcísimo sigue haciendo cine. Y lo hace como si tuviera alegría de vivir. O al menos, un enorme amor al cine. Un estilo jovial. Puede que sus películas de ahora no se parezcan a ‘Delitos y faltas’.

Y aunque ‘Un día de lluvia en Nueva York’, como dice Garci, parezca una película de alguien que ha querido hacer de Woody Allen, merece la pena seguir viéndolo. Es la historia de un matrimonio estadounidense en el festival de San Sebastián. Ella tiene un lío con un director de cine francés y él se enamora de una chica de la ciudad. Amor al cine, amor a San Sebastián, también a España. Una ligereza con el gran Shawn Wallace.

Toser en clave

Stephen Frears no es nuevo en la televisión. De sus últimas direcciones, ‘State of Union’, la estupenda ‘Un escándalo muy inglés’ y un capítulo de ‘La voz más alta’. Ahora, con un poco de retraso, llega a España ‘Quiz’, donde lo mejor es Michael Sheen como el presentador Chris Tarrant. ‘Quiz, el escándalo de ‘¿Quién quiere ser millonario?’ (Movistar +) es una miniserie de tres capítulos sobre lo que pasó en el programa británico en 2001. Charles Ingram y sus cómplices fueron condenados a penas de prisión suspendidas. Pero siguen manteniendo su inocencia. Y nada está claro. Protagonizada por Matthew McFaden (Simon en ‘Succession’) y Sian Clifford (la hermana en ‘Fleabag’), además de Michael Sheen, tuvo mucho éxito en Gran Bretaña. También es cierto que se emitió en pleno confinamiento.

Una madre

Hemos leído tarde al griego medio sueco Theodor Kallifatides (1938). Pero hemos tenido la suerte de disfrutar de la emocionante ‘Otra vida por vivir’ o de ‘El asedio de Troya’, mirada personalísima de ‘La Illiada’ para soportar el terror de la ocupación nazi. Ahora tenemos ‘Madres e hijos’ (Galaxia Gutenberg). A los sesenta y ocho años, Kallifatides visita en Atenas a su madre de 92 (él lleva cuarenta años en Suecia).

Pasan juntos una semana y recuerdan. Además, está el texto escrito que dejó su padre. Con su característico lenguaje poético, vemos los orígenes de una familia y su paso por el siglo XX. Un homenaje al amor de una madre. “Los dos hemos envejecido y ha llegado el momento de hacer lo que siempre quise: escribir sobre ella”.

Skippy no es un canguro

Paul Murray (1975) estudió en el Blackrock College, un internado católico para chicos en el condado de Dublín, lo que le sirvió para escribir su segunda novela, ‘Skippy muere’ (Pálido fuego). Es de 2010 pero se publica ahora en España. Daniel ‘Skippy’ Juster tiene 14 años, va a un internado y muere en un concurso de comer donuts, aunque él no se coma ninguno. El centro aquí se llama Seabrook College. Murray contará, en tres partes, alguna desternillante, lo que pasa antes y lo que pasa después. Ambientada en 2003, escanea a la clase media-alta europea. Superficial, egoísta y más pendiente de ganar dinero que de sus hijos. Tenemos adolescentes (qué retratos solo con su forma de hablar), entre ellos el rarito Ruprecht Van Doren, profesores en crisis, pederastas, niñas con complejos, camellos, desigualdad, pérdida de la inocencia… Un libro tan divertido como grave y bien escrito. También largo.

Fuente: Leer Artículo Completo