Acné, rojeces, sequedad… Estos son los problemas más comunes que puede sufrir tu piel por estar tantas semanas confinada en casa (te damos también las soluciones)

Seguro que desde que te ha tocado quedarte confinada en casa, tu piel está descansando del maquillaje y de otros cosméticos que solías aplicarte para salir a la calle. Sin embargo, es probable que hayas notado un brote de acné inusual, que tu rostro está opaco, que tu piel está más seca o incluso que presenta rojeces. Y, aunque se supone que ahora tenemos más tiempo libre para nuestros cuidados de belleza, también estamos faltos de aire fresco y de sol y tampoco podemos seguir nuestras rutinas normales, lo que puede influir en la calidad de nuestra piel. Por tanto el mix que han originado nuestros cambios mentales, físicos y ambientales han hecho que nuestras pieles padezcan problemas que antes no tenian. ¡Qué no cunda el pánico porque tienen remedio!

Brotes de acné

A pesar de que los datos dicen que del 20 al 30% de los adultos padecen acné, si estás teniendo brotes inusuales o intensos durante el aislamiento, pueden deberse al estrés o a la alimentación. Cuando estamos inquietos el cuerpo aumenta la producción de cortisol, que causa inflamación y también puede provocar un aumento de la producción de sebo. Además, el exceso de azúcar, carbohidratos y lácteos (es normal que estemos abusando de estos alimentos durante la cuarentena) pueden hacer que nos salgan granitos.

Seguir una limpieza e hidratación diaria exhaustivas es tu cometido. Limpia tu rostro tanto por la mañana como por la noche, aunque no te hayas maquillado durante el día, con productos que no sean astringentes para que no lo sequen en exceso. Por la mañana aplica una crema no comedogénica y por la noche utiliza una que contenga ácido hialurónico para que hidrate, pero sin aportar lípidos. Y ten cuidado de no tocarte la cara para no extender los granitos de una parte del rostro a otra.

Falta de luminosidad

No tomar el sol ni el aire durante bastantes días hacen que nuestra piel tenga un aspecto algo más opaco. Un buen exfoliante acompañado de cosmética que contenga en su formulación vitamina C serán tu salvación en este caso. Para el primero elige mejor uno químico, porque es menos agresivo; pero si eres de las que prefieren uno físico, asegúrate de que sea suave. Úsalo una vez a la semana y acompáñalo de un cosmético con vitamina C de uso diario, ya que este activo es perfecto para aportar energía a tu piel e inundarla de luminosidad.

Sequedad

Es probable que haya aumentado tu consumo de cerveza o vino durante la cuarentena y ¡el alcohol reseca la piel! El cuerpo lo trata como una toxina, ya que el alcohol produce deshidratación, inflamación y dilata los vasos sanguíneos. Aparte de moderar la ingesta de alcohol opta por serums y cremas hidratantes que contengan antioxidantes, ya que son los que mejor combaten el daño de los radicales libres. Además, el hecho de estar en casa todo el día metidos, con la calefacción puesta también es determinante para la sequedad de tu piel. Procura ventilar la casa lo mejor posible, beber mucho líquido (agua, tés, infusiones, consomés…) y, si puedes, invierte en un humificador para aumentar la hidratación de tu dermis desde el interior.

Rojeces

Si no eres propensa a sufrir enrojecimiento o rosácea, las mismas preocupaciones causantes de los brotes de acné pueden ser las que provoquen las manchas rojizas de la piel. Esto se debe a que el estrés reduce el buen funcionamiento del sistema inmunológico, lo que puede producir tanto inflamación como cambios hormonales. Tu aliado en este caso será un cosmético que contenga niacinamida, también conocida como vitamina B3, ya que tiene propiedades antiinflamatorias y refuerza la barrera protectora de la piel.

Además, es mejor que evites abusar de los exfoliantes –si tu piel no está acostumbrada, es preferible que la exfolies cada 15 días en vez de una vez a la semana– y aplicar activos potentes como el retinol o el ácido glicólico. Y recuerda que ahora no es el momento de experimentar con productos de belleza nuevos, ya que tu piel puede no tolerarlos bien.

Fuente: Leer Artículo Completo