Alerta a las manchas ahora que empieza a caer el bronceado: esto es lo que puedes hacer para borrarlas con cremas, peelings o láser

Es un clásico del final de las vacaciones que, ahora, vemos con todo lujo de detalles en los perfiles de las influencers: la cita en la peluquería para sanear y mimar el pelo después del castigo inevitable del sol. Sobre todo si has ido a la playa, el deseo de recuperar la hidratación y la suavidad del cabello monopoliza nuestra atención. Más adelante, conforme se va cayendo el bronceado, llega el verdadero gran reto del cambio de estación: borrar las manchas que, a partir de los 30, puede dejar el sol en el rostro. El abordaje tiene tres niveles y el primero de ellos le funcionará a las pieles más jóvenes que, además, comiencena evitar el sol y se protejan con un buen protector solar: son las cremas despigmentantes, con ácido glicólico, ácido kójico o niacinamina. La gran clásica de farmacia Bella Aurora es ideal para este rango de edad.

A partir de los 35-40 años quizá necesitas un poco más de intensidad: las fórmulas magistrales de los dermatólogos y los peelings, químicos o mecánicos, que descaman la piel pueden ayudarte. Es importante que acudas a un centro especializado para los peelings, pues es un tratamiento con cierta agresividad que alimina las capas muertas de de la piel, obligada a regenerarse en unos 21 días. Según los resultados, la profesional indicará cuántos y cada cuánto tiempo (calculaentre 4 y 6, y de 70 a 130 euros por peeling). Aquí ya vas a hacer una inversión económica extraordinaria, con lo que sí que tienes que mentalizarte: si quieres mantener la piel sin manchas tienes que olvidarte del sol. En cuanto vuelvas a exponerte, las manchas reaparecerán.

La última opción, para las manchas más oscuras y resistentes, pasa por los tratamientos más expeditivos: láser, luz pulsada o crioterapia. Enla clínica estética te indicarán cuál es el abordaje ideal para tu caso. La luz pulsada (ILP) elimina manchas en 3-5 sesiones tras un proceso de descamación que se alarga durante una o dos semanas (cuesta alrededor de 180 euros por sesión). El láser es más caro pero el proceso, también en 3-5 sesiones, es algo más cómodo: más que descamación lo que tenemos como efecto secundario es la inflamación (desde 600 euros). Importante: cada piel reacciona de manera distinta a estos tratamientos. Consulta con los médicos todas las posibles reacciones y los grados de efectividad en tu rostro para evitar frustraciones.

Fuente: Leer Artículo Completo