Así es como se hace un eyeliner cat eyes perfecto

Este otoño diseñadores como Marc Jacobs, Dolce & Gabbana o Rag & Bone han vuelto a subir los ojos de gato a sus pasarelas. Sin embargo, a pesar de que es una tendencia de maquillaje para realzar la mirada recurrente temporada tras temporada, a ti el eyerliner cat eyes aún se te resiste. La opción más fácil es hacerte con el producto de maquillaje con truco, pero si eres de las que no se rinden fácilmente, toma nota de nuestros trucos y consejos con los que conseguirás un trazo perfecto sin trampa ni cartón.

La fórmula del eyeliner es clave

Lo primero es elegir el delineador de ojos adecuado, que debe deslizarse por el párpado con suavidad, sin tirones. Si no es así, puede deberse a que el tuyo ya está un poco seco o a que su fórmula no es lo suficientemente suave. Si no eres una experta en trazos, los expertos recomiendan que comiences por un eyeliner en gel que puedes aplicar con un pincel que tenga una punta rígida y afilada para poder crear líneas delgadas y rectas, y cuando perfecciones tu técnica ya podrás pasarte a un lápiz líquido resistente al agua.

El trazo perfecto en tres pasos

Si no eres muy diestra con el uso del delineador, lo más probable es que al comenzar el final del trazo se te curve en la zona del rabillo hacia arriba en vez de sobresalir hacia fuera de una manera más gráfica. Para evitarlo debes hacer tu maquillaje en tres pasos: primero dibuja una línea lo más pegada posible a las pestañas superiores, luego traza una línea diagonal que ascienda en dirección a la cola de la ceja, por último traza otra desde el final de la segunda hasta el rabillo y rellénala.

Un truco es dibujar primero las líneas con una sombra de ojos y un pincel muy fino, que te permita corregir cualquier error de manera sencilla y también te sirva como base pasa pasar tu eyeliner por encima.

Corrige los pequeños errores

Un error muy común es estirar el párpado para deslizar mejor el delineador. Sin embargo, este gesto lo único que puede hacer es arruinar tu cat eye, ya que al modificar la forma del ojo se corre el riesgo de deformar el trazo y perder la simetría de este en ambos ojos.

Lo mismo ocurre al cerrar los ojos por completo, ya que su forma cambia a medida que lo vamos abriendo o cerrando, sobre todo en las mujeres maduras debido al descolgamiento que sufre el párpado con la edad. Por tanto, es mandatorio extender el eyeliner con el ojo abierto.

Y si a pesar de haber seguido al pie de la letra todos nuestros consejos te equivocas, no pasa nada, porque para eso está el desmaquillante. Ten a mano un bastoncillo de algodón empapado en agua micelar por si es necesario perfeccionar, corregir o afilar la línea de tu ojo de gato. Después aplica un poquito de corrector, difumínalo y listo.

Fuente: Leer Artículo Completo