Estos sprays y brumas protegen la piel de la mascarilla

La mascarilla se ha vuelto algo obligatorio en nuestro día a día y sin excepciones. Por eso, que su uso dañe la piel ha quedado relegado a un segundo plano pero eso no quita que ocurra y que el daño sea importante. Desde que usamos mascarilla hemos podido ver la piel más deshidrata, notamos que se irrita, especialmente en la zona en la que roza la mascarilla. A esto se ha unido el acné producido porque la mascarilla va recogiendo bacterias y humedad. Tal es el problema que incluso tiene nombre propio: maskné. Además, esta situación de irritación, sequedad y acné no ha hecho más que empeorar con el invierno.

Una de las formas de prevenirlo es la hidratación. Usar un tratamiento hidratante se ha vuelto más básico que nunca porque se nutre la piel y se renueva su barrera protectora. Pero además de aplicar la hidratante, nuestra piel necesita una protección extra para suavizar los roces, hacer que la piel no se irrite con el maquillaje, no se descame, corte, etc. Hablamos de los sprays protectores de mascarilla que han surgido a raíz del uso continuado durante meses de la mascarilla.

Estos se presentan como una opción hidratante y refrescante, humedeciendo la piel, pero convirtiéndose en el momento en una pantalla protectora que hace que la mascarilla aunque roce con la piel, esta última no se irrite ni le salgan rojeces. Además, muchos de ellos fijan el maquillaje y calman la piel con cada aplicación.

Sérum hidratante, antipolución y matificante que crea un film protector en la piel para evitar la penetración de las partículas contaminantes que envejecen y deterioran la piel y evita también que se irrite con el uso de la mascarilla. El conjunto de cuatro plantas marinas y minerales ayudan a reducir la descamación de la piel a la vez que reducen el tamaño de los poros y el aceite de pepita de uva y el aceite de arroz, que hidratan y nutren en profundidad sin dejar sensación grasa. Disponible por 28,50 euros.

¡Lo quiero!

Bruma multifunción de agua purificada, ionizada y mineralizada que contrarresta la pérdida transepidérmica de hidratación. Calma la piel irritada por la oclusión por el roce, refresca la piel, fortalece la barrera cutánea, elimina las bacterias y es antipolución. De Embryolisse (18,90 €).

¡La quiero!

Spray con agua termal, agua de camomila para calmar y suavizar, bisabolol que da frescor y ayuda con los residuos. Está formulada con un complejo prebiótico regulador de la microbiota y fija el maquillaje. De Camaleon (14,50 €).

¡Lo quiero!

Bruma para calmar el picor y la irritación provocada por la mascarilla, es anti sequedad, nutre y tiene una acción triple de barrera reforzada. De Uriage (c.p.v.)

¡La quiero!

Bruma hidratante y calmante con activos antioxidantes y regeneradores. Contiene aloe vera, glicerina y ruibarbo para hidratar, refrescar, prevenir la irritación, reducir el enrojecimiento y facilitar la renovación de tejidos (21,95 €).

¡La quiero!

Bruma con protección solar que se activa al contacto con el sol. Protege la piel de irritaciones, quemaduras y rojeces y calma la piel. De Rilastic (10,32 €).

¡La quiero!

Spray refrescante y ultra-calmante que disminuye la irritación, por lo que es más bien para uso posterior, es decir, reparar la piel después de la mascarilla. De A-Derma (9,43 €).

¡Lo quiero!

Bruma de propóleo y aceite de argán que mejora la hidratación de la piel, aporta luminosidad, la revitaliza y refresca. De Pixi Beauty (20,99 €).

¡La quiero!

Fuente: Leer Artículo Completo