Fin de semana largo: los impactos psicológicos en tu salud

La Semana Santa está llegando a su fin, pero a pesar de las circunstancias extraordinarias que estamos viviendo, los días festivos continúan siendo uno de nuestros derechos y, aunque de manera diferente, los hemos disfrutado igual este 2021. Hayas tenido más o menos días libres, seguro que te ha venido bien un respiro para tu cabeza y para despejarte de las responsabilidades que ocupan nuestra mente cada día.

Pasear por el parque, celebrar una barbacoa, empezar nuevas lecturas o terminar esas series de Netflix que nunca teníamos tiempo de ver. Si pensábamos que los días festivos permitían relajarse y disfrutar del tiempo con calma, ahora los expertos en psicología afirman que los días libres interrumpen el ritmo circadiano, es decir, el reloj interno de nuestro cuerpo que dirigen los ciclos del sueño. ¿Qué quiere decir esto? Que nuestro estado de ánimo así como nuestra energía se ve afectado. Y sí, se ven afectadas de manera positiva.

Las personas compensan el sueño perdido durante la semana y ajustan su ritmo circadiano volviendo a su ritmo regular en cuanto se despiertan temprano por la mañana. O lo que es lo mismo: hay más tiempo para dormir, para relacionarse y para hacer ejercicio. Y nadie debe preocuparse por la vuelta a la rutina ya que, periodos pequeños como cuatro días libres no tienen consecuencias negativas sobre nuestras costumbres, sino, más bien, solo positivas ya que aclaran la mente y nos permiten tener una visión más optimista a la hora de enfrentar la semana.

La creatividad aumenta, la motivación también y por tanto, la productividad es mayor. ¿Deberíamos entonces plantearnos una jornada laboral de cuatro días? El eterno debate continúa sobre la mesa.




Fuente: Leer Artículo Completo