¿Fino, grueso, rizado? Hay un cepillo perfecto para que pelo no se rompa y crezca más fuerte

Nuestra melena tiene propiedades casi mágicas. Y es que es un fenómeno globalmente extendido: si el pelo no te ha quedado bien un día, es complicado que sea un buen día. Sí, tiene un nombre: 'bad hair day'. Atención, trabajar en casa o no tener planes más allá de las videollamadas no exime de cuidar a tope nuestras melenas y peinarnos cada día.

Porque, atención, un pelo precioso empieza por un buen lavado, pero sigue por un cepillado correcto. Llevas peinándote desde que tienes uso de memoria y, por eso, jamás te has planteado que puedas estar cometiendo algún error. Pues quizás sí. ¿Fino, grueso, ondulado, muy rizado? Sea como sea tu pelo, hay un cepillo perfecto para desenredarlo, que no se rompa y que te crezca más fuerte (y más rápido).

© Marta Bevacqua

¿Qué cepillo necesitas según tu tipo de pelo?

Los expertos de Leonor Greyl nos descubren el arte del cepillado de pelo según cómo sea tu melena porque no es lo mismo un pelo liso y fino que un pelo más grueso o muy rizado. ¿Qué cepillo necesita tu cabello?

Si tienes el pelo fino y graso… "El cepillo debe ser plano y de cerdas suaves para potenciar el brillo, eliminar la suciedad y el exceso de sebo y potenciar el volumen." Nos encanta: por supuesto, el Tangle Teezer Compact.

Si tienes el pelo ondulado… "Para no romper las ondas hay que optar por un cepillo redondo que las respete." Nos encanta: el cepillo cerámico redondo, de ghd.

© Azahara Fernández

Si tienes el pelo muy rizado… "Bastará con un peine de púas anchas para mantener los rizos vivos y perfectos." Nos encanta: el Comb Rose Quartz, de Skin Gym.

Si tienes el pelo fosco y encrespado… "El cepillo de cerdas de jabalí (o similar) es la herramienta perfecta para mantener el pelo a salvo del 'frizz'." Nos encanta: el cepillo de cerdas de jabalí de Leonor Greyl que ayuda a mantener el pelo limpio más tiempo, le da brillo y distribuye los aceites naturales del pelo por toda la melena protegiéndola de la electricidad estática.

Atención: los peines también hay que limpiarlos y cuidarlos. "Limpia los peines después de cada uso y retira los pelos que hayan quedado en el cepillo con ayuda de un peine de púas finas. Una vez por semana, hay que lavar todos los peines y cepillos con agua y jabón neutro y dejarlos secar," recomiendan desde Leonor Greyl.

© Estévez + Belloso

Y así hay que peinarlo

Una vez hayas elegido el peine o cepillo que mejor le sienta a tu cabello, ha llegado el momento de realizar un peinado correcto.

1. Hay que desenredar el pelo SIEMPRE antes de lavarlo. Pues resulta que eso que no hacemos nunca es súper importante ya que el pelo húmedo pesa más y es más posible que se rompa. Antes de la ducha, empieza a peinar "de medios a puntas y termina con la zona de la raíz. No está de más extender previamente un aceite de tratamiento que nutra y facilite el desenredado."

© Cortesía de Leonor Greyl

Cepillo de cerdas de jabalí, de Leonor Greyl – COMPRAR

2. Sí, después de lavarlo hay que volver a desenredarlo. Pero mientras esté húmedo, con un peine de púas gruesas o un cepillo específico para melena mojada. "No esperes a aclarar y hazlo mientras la mascarilla o el acondicionador actúan," recomiendan los expertos de Leonor Greyl.

3. Y finalmente, cuando el pelo ya esté seco procede a desenredarlo y peinarlo con el cepillo o peine recomendado para tu tipo de cabello.

Que nos perdone nuestro pelo por haberlo estado peinando mal todo este tiempo. Prometemos hacerlo SÚPER bien a partir de ahora. En definitiva: cuando veas la diferencia en tu melena, no se te olvidará hacerlo bien.

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de Glamour

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo