Gases con la regla: por qué surgen y cómo puedes acabar con ellos

Cuando nos viene la regla nuestro sistema digestivo al completo parece descompensarse. Hay quien no para de ir al baño y hasta tiene náuseas, algo que no hace más que empeorar con la cantidad de gases que se tienen desde, aproximadamente, una semana antes de tener el período y hasta que este termina. Pero estos no aparecen porque sí o porque nos hayamos pasado con la Coca-Cola.

¿Por qué tenemos más gases durante la regla?

Ta y como señala Intimina, compañía de copas menstruales y productos para la salud íntima femenina, que busca visibilizar y normalizar tanto la regla como sus síntomas, es una cuestión de hormonas.

“El estrógeno y la progesterona son las dos hormonas que determinan el sexo femenino y su concentración en la sangre es variable, fluctuando a lo largo de todo el ciclo menstrual”, señalan desde la marca. “La progesterona es la hormona del embarazo, y se encarga de mantener las paredes uterinas agradables y gruesas, crucial para que un óvulo fertilizado sobreviva. Sus niveles aumentan más o menos una semana antes de la regla y afecta a los músculos lisos del cuerpo, relajándolos. Estos se encuentran en el intestino y es por eso que, al relajarse, aumentan los gases. Por otro lado, durante la menstruación, el cuerpo produce prostaglandinas, cuyo papel fundamental es la contracción de los músculos y son los culpables de los calambres menstruales. Afecta también a la musculatura de los intestinos, provocando no solo gases, sino también diarrea y calambres”, explican.

¿Qué puedo hacer para evitarlo?

A pesar de que los gases son algo natural y más en este período del ciclo, hay ciertos tips que podemos seguir para relajarlos o hacer que sean menores porque son muy molestos y duelen.

Cuidado con la dieta

Esta debe ser equilibrada, incluso mucho más que de normal. De hecho, debes evitar ciertos alimentos que en otro momento de tu dieta incluirías sin problema alguno: “Evitar alimentos de digestión lenta como las legumbres y las verduras, como el repollo, el brócoli o la coliflor. Los productos lácteos pueden no ser los mejores aliados y hay que evitar la comida basura o el exceso de azúcar“, cuentan.

Bebe mucha agua

Esto es algo que deberíamos hacer siempre pues nos ayuda a mantener la hidratación de la piel, aunque no la hidrate en sí, a que no retengamos líquidos y, en general, a que el organismo funcione correctamente. En concreto, en este momento es importante porque activa el funcionamiento intestinal.

Masajes

Con ellos, desde fuera puedes mejorar el tránsito intestinal y hacer que los gases desaparezcan. “Una buena forma de facilitar el tránsito intestinal consiste en dar suaves masajes circulares en el vientre, especialmente cuando se padece hinchazón y dolor. Si bien puede ser un poco incómodo en un primer momento, la activación de los músculos intestinales permitirá liberal los gases de forma natural.”

Ejercicio

Sabemos que cuando se tiene la regla lo último que nos apetece es ir al gimnasio, pero puede ser realmente beneficioso para el dolor menstrual y para los gases. “La contracción de los músculos, especialmente los de la pared abdominal, hará que los intestinos se muevan, liberando así el gas atrapado dentro del cuerpo, lo que calmará la hinchazón y el dolor abdominal. También existen varias posturas de yoga y estiramientos que aliviarán los intestinos molestos y ayudarán a deshacerse de los gases”, señalan desde Intimina.




Fuente: Leer Artículo Completo