Horquillas para el pelo: cómo utilizarlas en tu peinado

Las horquillas para el pelo son uno de los complementos más versátiles y universales que existen. El primer contacto con ellas suele ser en la infancia, para apoyar esas inolvidables coletas o trenzas con las que ir a clase y jugar en el patio. Sin embargo, y pese a su cotidianidad, no todo el mundo sabe cómo utilizarlas correctamente. Mucho menos de una manera creativa. Por eso, a menudo terminan siendo esos pequeños objetos que todas tienen pero que descansan en lo más profundo de algún cajón del baño, esperando un turno que nunca llega.

Lo primero que conviene diferenciar son los tipos de horquillas para el pelo que existen en el mercado: las que tienen los dos lados lisos y las que tienen un lado liso y el otro dentado. En el caso del modelo mixto, la parte dentada siempre se coloca hacia abajo. A la hora de usarlas, muchas mujeres sufren las molestias que generan sus puntas metálicas, sobre todo en el cuero cabelludo. Para evitar eso, lo ideal es optar por horquillas con puntas cubiertas de plástico.

La talla de las horquillas es otro aspecto importante. Lo ideal es tener en casa horquillas de varios tamaños, de modo que con ellas puedas recoger mechones de diferente grosor. Obviamente, si tienes el cabello largo o con mucho volumen necesitarás más horquillas grandes que si tu melena es corta o con poco volumen.

Suelen emplearse, sobre todo, en recogidos, y concretamente en moños. Dejarlas en su sitio y que no se muevan con el paso de las horas es algo más complicado de lo que parece, pero hay un truco para eso: recoger los mechones en el sentido opuesto. Para lograr el máximo agarre, lo más recomendable es cruzar las horquillas entre sí. Y siempre es mejor crear porciones de cabello pequeñas e irlas fijando. Las porciones grandes suelen ser más difíciles de controlar. ¿Otro truco de estilista? Impregnar las horquillas con laca antes de colocarlas, para asegurar su fijación al pelo y conseguir la máxima seguridad.

https://www.instagram.com/p/CKfoDpipR6o

A post shared by Hair Drama Co. (@hairdramaco)

Las horquillas para el pelo, ¿visibles o invisibles?

Hubo un tiempo en las horquillas siempre se llevaban ocultas, pero desde hace algunos años las tendencias en peinados las han mostrado sin pudor; de hecho, algunos modelos disponen hoy de ornamentos, a modo de pasadores.

La elección dependerá de tus gustos, pero recuerda que además de un elemento de sujeción del cabello, pueden convertirse en un accesorio más. Colocadas estratégicamente en un lateral, por encima de la oreja, pueden elevar un look de inmediato y hacerlo más festivo, por ejemplo. Con ellas incluso puedes crear composiciones que le den a tu peinado un toque arty y diferente.




Fuente: Leer Artículo Completo