La manicura de Victoria Beckham no es tendencia por su técnica ni por su forma, sino por su color

Tras una época en que la manicura ha experimentado una explosión de fantasía (cortesía de artistas como Rosalía), 2020 se avecinaba como el año del regreso a cierto clasicismo estético. Así, la manicura francesa (esa que parte de una base rosa muy similar al color natural de la uña y que se corona en la punta con una hilera blanca) echaba el freno a tendencias como las uñas stiletto (larguísimas y acabadas en punta, haciendo honor al icónico zapato), los geles permanentes (a comienzos de este año la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios AEMPS del Ministerio de Sanidad pidió a la Comisión Europea que limitara la venta de lacas de uñas permanentes del uso público) o la técnica rusa (la manicurista de Penélope Cruz, Lucero Hurtado, ya nos avisó de los peligros de quitar la cutícula. “No soy partidaria de retirar demasiado las cutículas ni de hacer técnicas como la rusa, que elimina la cutícula con un torno, porque cuando crece la uña queda un pequeño escalón que va debilitándola y puede terminar fina como un papel. Yo soy de las manicuristas que trabajan con instrumentales a mano”, nos contó). El cuidado de la salud de la uña se imponía, por fin, abogando por técnicas menos agresivas y por acabados más sutiles.

Esta oda al minimalismo ha llevado a Victoria Beckham a lucir una nueva manicura, ni demasiado larga ni demasiado corta, ni muy cuadrada ni muy redondeada, con un color clásico al que ha bautizado como “uñas de verano”. La diseñadora ha subido a su perfil de Instagram una imagen de sus nuevas uñas, maquilladas en un delicado color blanco.

A diferencia del acabado opaco (efecto “típex”) que se puso de moda en los últimos veranos, la versión de Beckham tiene una sombra más lechosa y traslúcida. Más delicada. Esta versión dulcificada cuenta, incluso, con su propio manifiesto en la página web de essie: “Solo hay dos normas para conseguir el ansiado acabado lechoso: la primera, usar una única capa de un esmalte de uñas blanco semitransparente como Marshmallow de essie; y la segunda, repasar con un top coat que aporte brillo y protección como Gel Setter de essie. Más fácil, imposible”, dicen en la marca. 

Aquí.

Da igual si estás o no bronceada o si tienes las uñas cortas o largas; esta manicura ofrece un color muy neutral y favorecedor”, añaden, destacando que este acabado es delicado, pero moderno. “Las milky nails (como se ha bautizado a esta tendencia) aúnan novedad y sutileza”.

El blanco es un tono apropiado para Beckham, ya que complementa perfectamente su estilo limpio y clásico. "Es uno de esos colores que siempre estará de moda", dijo la manicurista de las celebrities Roxanne Campbell (que ha trabajado con Alicia Keys, Dua Lipa o Patricia Manfield) en la revista británica Allure. “¡El esmalte de uñas blanco se adapta a todos los tonos de piel y se ve precioso en verano! Tengo algunas clientas que solo usan esmalte de uñas blanco y nunca se aburren”, añadía.

Fuente: Leer Artículo Completo