Las cejas finas vuelven a estar de moda

Denostadas y relegadas al pasado sin pasaporte de regreso. Así parecían estar las finísimas cejas que se pusieron de moda en los años 90 y que eran el patrón común que toda mujer llevaba. Y es que si revisamos fotos de esta época, pocas féminas se libran de haber caído en la redes de la depilación excesiva de esta parte del rostro.

Sin embargo, la tendencia actual marca todo lo contrario. Desde hace ya décadas, las cejas anchas y pobladas son las que dictan la estética del siglo XXI. Con esta base los diseños han ido sufriendo modificaciones con el paso de los años: desde los estructurados patrones pautados por las imágenes que nutren las redes sociales, hasta las carnavalescas feather brows, que imitan la forma de una pluma. Esta ha sido una tendencia de largo recorrido que la pasarela y los expertos en belleza han propuesto y que la calle ha acogido con los brazos abiertos.

Hasta aquí nada podría hacer pensar que la mínima expresión de las cejas que encontrábamos décadas atrás podría volver. Pero las tendencias son cíclicas e igual que se han recuperado las melenas bob -que viven actualmente una de sus mayores etapas de resurgir- o el marcado eyeliner que Twiggy instauró en los años 60, una apuesta decidida de las prescriptoras de belleza, podría regresar a la actualidad a este símbolo de los 90.

Y, en el star system ya se podrían estar dando las primeras señales de que esto se pueda producir. Este primere aviso llega de la mano de Iris Law, la hija de Jude Law y Sadie Frost. La joven celebró el pasado fin de semana su fiesta de 21 cumpleaños y para la ocasión escogió un look que no pasó desapercibido.

La hija de Jude Law lució su corte de pelo oxigenado, que adornó con unas gafas de sol a pesar de estar bien entrada la noche. En su rostro el papel protagonista se lo llevaron sus cejas y es que a nadie le pasó por alto el gran cambio en su diseño.

Iris pasó de lucir unas cejas de un grosor medio y marcados ángulos a una fina línea de pelo que se curva ligeramente sobre su ojo y se alarga, casi, hasta la sien. Para hacer más creíble el flashback hacia los años noventa, sobre el diseño de una de las cejas, la joven luce un corte que divide la línea en dos, un detalle común en aquellos años.

El beauty look festivo de Iris lo completan otros elementos que van muy en concordancia con estas cejas que han vuelto del cajón del olvido. Debajo de las cejas, un maquillaje de ojos dominado por una potente sombra lila, al que se añade un fino eyeliner para rasgar la mirada. El broche beauty lo pone un pómulo marcado con colorete y unos labios jugosos producto de un brillante gloss.

Los cambios en cuanto a diseños no se están viendo solo en la calle. Más lentamente en pasarela también acudimos a un nuevo planteamiento. La ceja sigue siendo una parte fundamental del rostro y se le da protagonismo, pero, teniendo esto en cuenta, de cara a la próxima primavera-verano se plantea una ceja definida, pero sin excesos. Se deja espacio a la forma natural de la fibra capilar y se reduce la anchura.



Fuente: Leer Artículo Completo