Las chicas que coleccionan perfumes con olor a rosa van a ir corriendo a comprar este

Me gusta pensar en los perfumes, sobre todo en los perfumes de rosa, como en declaraciones de amor. Mirar a través del cristal de sus frasquitos e imaginarme un inmenso ramo, a veces una sola flor, otras un campo infinito de rosas y todas las historias que esconden. ¿Acaso no es la rosa el sempiterno símbolo del amor?

No todas las historias son románticas. En ocasiones son cuentos de amor no correspondido, como el de la fragancia Miss Dior, elaborada con rosas de mayo o de Grasse. Imposible olvidar el spot de Anton Corbijn y a Natalie Portman interpretando a la perfecta novia a la fuga con el mar turquesa de la Costa Azul como telón de fondo y Pieces of my heart de Janis Joplin como banda sonora.

View this post on Instagram

Always 💋 #redlips

A post shared by Lulu Figueroa (@lulufigueroadomecq) on

Otras hablan del valor de la amistad, como Chloé Eau de Parfum, un precioso buqué de rosas blancas con toques almizclados. O en el caso de Irresistible de Givenchy, del amor libre, joven, sin ataduras, con su rosa efervescente y sus notas afrutadas casi comestibles.

View this post on Instagram

A very wild rose 🥀

A post shared by Lulu Figueroa (@lulufigueroadomecq) on

¿Cuántas rosas conforman el ramo perfecto? ¿Cuántos perfumes de rosas necesitas? ¿Cuántas historias de amor existen? La respuesta es la misma: nunca son suficientes. Nuestro último flechazo es L'Eau à la Rose de Francis Kurkdjian, una versión más ligera y delicada de su clásica fragancia À la rose. Un perfume para las chicas que adoran el olor a rosa pero que encuentran demasiado sofisticados los perfumes de rosa tradicionales.

© Le Secret du Marais

Perfume L’Eau à la Rose, de Francis Kurkdjian en Le Secret du Marais COMPRAR.

El que fuera nariz del eterno Le Male, la primera fragancia masculina de Jean Paul Gaultier, Francis Kurkdjian, ha querido destacar en este perfume la faceta más delicada y femenina de la rosa. Y lo consigue combinándola con notas afrutadas, como la del el lichi, y con otras flores como la peonía que combina con aceite puro de rosas de Damasco cultivadas en Bulgaria y absoluto de rosa centifolia de Grasse. La suya sería pues una historia de feminidad, una declaración de amor propio.

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de Glamour

 

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo