Los cuatro productos de maquillaje que necesitas para lucir un look que alegre los días grises y lluviosos de otoño

Nuestro cabello no es el único que sufre las consecuencias de los días grises y lluviosos, sino que nuestro rostro también padece los efectos de la falta de sol. Mientras el encrespamiento es el problema que más acucia a la melena, la falta de luminosidad y de frescura son las características más notables en nuestro cutis. Por suerte la cosmética juega a nuestro favor y tanto los productos anti-frizz como el maquillaje son nuestros aliados.

Para cambiar de cara mustia a alegre tan solo necesitas pasar cinco minutos frente al espejo aplicando los cosméticos aliados. La mejor base es una correcta limpieza y una buena hidratación (para esta última puedes usar una BB cream que refuerce el efecto buena cara desde el principio. Después puedes usar si te hace falta un toque de corrector donde lo necesites – pon poca cantidad y difumínalo con las yemas de los dedos, dando pequeños toquecitos hasta que se funda con la piel, nunca arrastrando el producto– y así tendrás un lienzo perfecto sobre el que trabajar.

Los polvos bronceadores son el primer producto de maquilla salvavidas. Son capaces de simular que pareces recién llegada de unas vacaciones en la playa en tan solo unos brochazos. Comienza aplicándolos en la frente, lo más cerca posible del nacimiento del cabello; baja por las sienes hasta debajo del hueso del pómulo, donde tendrás que continuar hacia dentro del rostro y, sin levantar la brocha, vuelve hasta la oreja y baja por el hueso de la mandíbula hasta tocar casi la barbilla. Difumina en las zonas en las que haga falta.

Unas mejillas sonrosadas son el toque fresco y saludable imprescindible. En vez de optar por un colorete en polvo o en crema elige un tinte, que permanecerá intacto sobre tu piel a pesar de que se roce con la mascarilla y, además, también podrás aplicarlo sobre tus labios para darles un poco de color.

Para añadir un extra de luz al rostro, nada como algo de iluminador, que funciona tanto de día como de noche. Aplícalo en las sienes, en el arco de la ceja y en la punta de la nariz. Estos tres puntos son claves para que tu rostro resplandezca en cualquier jornada gris.

Y como ahora los ojos son los protagonistas de la cara, no puedes dejar de resaltarlos como es debido. Un par de capas de máscara de pestañas son suficientes para aportar un extra de longitud y volumen y ampliar así la mirada (recuerda aplicarla en movimentos de zigzag desde la raíz a las puntas). Pero si tienes algo de tiempo extra dale un toque de maquillaje a tus cejas y notarás la diferencia.

Fuente: Leer Artículo Completo