Qué sérum tienes que utilizar según tu edad: los ingredientes que necesitas a los 20, a los 40 y a los 60 años

A pesar de que muchas piensan que el sérum fue creado especialmente para las pieles maduras y disimular así los signos de la edad, la realidad es que existen sérums para cualquier edad, ya que aportan un extra de hidratación a tu piel y es un cosmético casi esencial que incluir en nuestra rutina de belleza. Por ello, es importante que sepas qué tipo de principios activos debe tener tu sérum dependiendo de tus años y conseguir así que sus resultados sean mucho más efectivos. Y si no que se lo pregunten a Elsa Pataky, que con este sérum ha cambiado su casa en una semana, o a Nuria Roca, que utiliza este en la noche para combatir con las arrugas. ¿Sabes cuál es el tuyo? ¡Toma nota de estos consejos!

Aunque a esta edad la piel es todavía muy joven y a penas ha sufrido daños, es importante comenzar a cuidarla para prevenir y sobre todo, para hidratarla con igredientes como el ácido hialurónico. “A partir de los 20-25, en función de factores externos como el estilo de vida, el lugar donde vivimos… la pérdida de colágeno y elastina comienza a ser mayor. A partir de esta edad deberíamos incluir cremas hidratantes ricas en alantoína, ácido hialurónico y polisacáridos de origen vegetal, que imitan el factor natural de hidratación”, señala el cosmetólogo Pedro Catalá.

De los 30 a los 40: Sérum con Vitamina C

Si te encuentras en la década de los 30, es primordial que tu sérum lleve como uno de los ingredientes principales la Vitamina C. “A esta edad la mayoría de las mujeres comienzan a observar falta de luminosidad en la piel. Esta ya no refleja transparencia porque va adquiriendo un tono apagado y fatigado”, asegura el doctor Cerrud, por ello un sérum con vitamina C, que contiene contiene L-ácido ascórbico, tiene poderes antioxidantes y repara y regenera las células haciendo que la tez se vea más joven y saludable.

De los 40 a los 50: Sérum con Retinol

El retinol es uno de los principios activos más comunes para combatir los signos de la edad y el envejecimiento cutáneo, necesidad que tienen las mujeres a partir de la década de los 40. Este principio activo “beneficia el proceso de renovación celular, por lo que la piel muerta se va rápido y aparecen capas de piel nuevas más luminosas, también regula el proceso de queratinización para suavizar la tez…”, señala Catalá.

Fuente: Leer Artículo Completo