Todo sobre las uñas acrílicas y las uñas de gel

Cardi B. y las Kardashians han sido las precursoras en USA y en nuestro país, Blanca Suárez o Rosalía, seguidas de todo el séquito de OT 2019 se han apuntado a la tendencia del nail art sobre manicura acrílica. Y sí tu trapera interior te pide una de estas a gritos, presta atención porque puede que (bien por culpa de C. Tangana y su ‘Mala mujer’ o no) estés llamando uñas de gel cuando lo que quieres son unas de acrílico.

No podíamos contar con mejor mentora en esto del mundo del Nail Art y las uñas acrílicas: Verónica Marcalla.

Tienen una buena cartera de clientes fijas que no dudan en repetir con las manicuristas TOP de la capital. Y si no, que se lo digan a María Villar, Natalia Lacunza o Alba Reche, las últimas en visitarlo. Blanca Suárez o Becky G. son también fans del arte de Marcalla, que ya comenzó a despuntar con su trabajo en Nailz Boo.

Lo primero que preguntamos a Verónica fue la diferencia con las uñas de gel. Y para empezar, la experta nos aseguró que son menos resistentes que las acrílicas. Otra de las diferencias es el secado. En la manicura acrílica el producto se seca al aire y el gel siempre se seca bajo una lámpara. Y por último, el retirado. El acrílico se quita con acetona o torno y el gel, con torno o limando.

El proceso

Probamos en primera persona la experiencia de tener unas uñas acrílicas y realmente lo más impresionante de todo esto fue ver cómo Verónica hacía un trabajo tan meticuloso con la manicura que lucía en ese momento. Este, para ser más exactos:

https://www.instagram.com/p/BsyxOZbAspw

A post shared by 𝕲𝖚𝖎𝖙𝖔𝕹𝖆𝖎𝖑𝖘 (@guitonails)

Lo primero de todo consiste en deshidratar la uña y retirar toda la grasa natural que tiene. De esta forma se logrará que el producto se adhiera mejor. Así que Verónica utilizó un deshidratador.

La construcción se hace con moldes

También existen los ’tips’, una especie de uñas postizas que sirven de base del acrílico. Se adhieren a la uña con un pegamento especial y se construye por encima con el acrílico o el gel.

El acrílico se forma con polvo y líquido, es decir, es la mezcla resultante del polímero y el monómero. Se crea un gel viscoso que permite moldearse durante unos minutos y que seca al aire. Unas tres perlas de producto será suficiente para una construcción básica.




Beneficios más allá de llevar unas uñas TOP

Durante mi experiencia coincidí con otra cliente que tenía cita con Gloria. Ella me contaba que desde que se hacía las uñas acrílicas, no se las mordía. En mi caso, mis uñas son especialmente débiles, se parten y cuartean con facilidad y hasta se doblan. Este artículo lo escribo 3 semanas después de la construcción de mis primeras uñas acrílicas y nunca había notado tanta firmeza en ellas. No se me han roto y me da cierta sensación de seguridad.

(Mis uñas antes y después)

Las construcciones de acrílico sirven precisamente para eso, para que todas podamos lucir unas uñas bonitas, independientemente de los problemas que les afecten. De hecho, Verónica me contaba durante la manicura que el material es prácticamente el mismo con el que se hacen los implantes dentales.

Así que el problema de la rotura, resuelto durante un tiempo.

¿Y después?

Si no se te rompen (por golpes extremos), puedes acudir a hacer rellenos. Es decir, a arreglarlas desde la cutícula, pulirlas y cambiar la decoración si te apetece. No es necesario quitarlas y comenzar desde cero.

Nail art

También fue curioso conocer los distintos colores de acrílico que hay. Esto permite que las luzcas sin esmalte, como uñas naturales o para avivar colores. En mi caso, escogí acrílico transparente en dos uñas para una decoración con fondo transparente. En el resto, acrílico nude, lo que hizo que el negro quedase más intenso.

Puedes decorarlas con esmaltes semi permanentes o no, hacer una manicura francesa, natural, stiletto, corta, ballerina… Las posibilidades son casi infinitas. Hay quien incluso hace tarros de Nivea en ellas, pero es otra liga.

https://www.instagram.com/p/Bs91omHhb9m

A post shared by The Shade Room (@theshaderoom)

Recomendaciones

Verónica nos recomendó utilizar aceite de cutícula todos los días para lucirlas más sanas y cuidadas y acudir una vez al mes a tu centro de referencia para hacer rellenos y por qué no, cambiar de look.

Dónde hacértelas

Si después de todo esto ya no sólo piensas en hacerte unas uñas acrílicas, apunta en tu libreta de direcciones. Prueba con un buen diseño en Alberto Dugarte (Cuesta de San Vicente, 42, Madrid). Cuentan además con peluquería y cursos beauty.

No te pierdas tampoco los trabajos que hacen en el centro de Sofya Khasanova, directora de Siberia Salón, otro punto caliente de manipedis madrileño, en C/ Juan de Mena, 11 y C/ Miguel Ángel, 29-31 (Madrid).

Allure Nails (en C/Santa Feliciana, 5), también tiene un espacio para manipedis y de paso, un tratamiento para pestañas.

Y si necesitas un poco de inspiración, no te pierdas estas ideas vistas en pasarela.

Uñas de polygel: ¿qué son?

El polygel viene dispuesto a quitar el trono al acrílico y el gel tradicional. La razón: su fórmula de construcción es un sistema híbrido entre ambos. Es decir, tiene lo mejor del acrílico, su resistencia y lo mejor del gel, su durabilidad.

Con el polygel se pueden conseguir las mismas uñas, pero más ligeras y a la vez duraderas que los sistemas anteriores.

Tiene otras cosas buenas que ha hecho que el polygel tome posiciones: no contiene los monómeros del acrílico (ni su intenso olor químico) y para hacerlo no hacen falta mezclas, ni ratios.

Si estás pensando en hacerte un buen diseño de uñas de polygel, tienes que saber que duran, con unos buenos cuidados, unas 3-4 semanas porque son especialmente resistentes.

Vía: ELLE ES

Fuente: Leer Artículo Completo