Tres cremas de farmacia para las rozaduras de los muslos que reparan y previenen la irritación y el picor

La fricción de las piernas en verano es algo muy común entre la fisionomía de todos los tipos y tamaños de cuerpo. Y desde luego, el calor y la correspondiente vestimenta no ayudan nada de nada. Para la dermatóloga Shari Marchbein este roce de muslos continuo crea un tipo de dermatitis irritante que podría desembocar en una infección, tal y como explica a la revista Allure: “Los muslos internos y el pliegue de la ingle también retienen más humedad y, como resultado, son áreas comunes para las infecciones por hongos”.

Por ello es tan importante mantenerlo controlado con los mejores trucos para evitar las rozaduras en los muslos, como actuar cuando ya ha aparecido la irritación y el picor. En primer lugar, los expertos recomiendan lavar la zona de inmediato (sin frotar) con un limpiador suave y neutro. Dormir con un pijama ligero que deje al descubierto la zona y descansar.

Para terminar, es esencial utilizar una crema calmante que ponga en funcionamiento la acción reparadora de la piel, como estas tres de farmacia que pondrán solución al problema.

Nuestra primera opción ideal para las pieles más sensibles: la emulsión cutánea de Biafin (8,79 euros). Una crema que repara las quemaduras superficiales de primer y segundo grado. Además, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, calma la piel y elimina el picor.

Otra opción es la Atoderm Intensive de Bioderma (17,49 euros), que se puede utilizar a diario sobre el rostro y el cuerpo, y además, tiene la capacidad de reestablecer las propiedades originales de la barrera cutánea que se ha perdido en la fricción. Como última alternativa, la loción de Bepanthol (16,55 euros), que acelera la regeneración natural de las células de la dermis.

Fuente: Leer Artículo Completo