10 recetas con calabacín fáciles, deliciosas (y baratas)

El calabacín es una de las verduras que no debería faltar en tu dieta ni en la de tu familia. 100 gramos de este alimento apenas aportan 20 calorías, es rico en agua, fibra, minerales (como el hierro y el calcio) y vitaminas (como la A y la C). Su poder saciante lo convierten en un básico en planes de adelgazamiento y es ideal para mejorar problemas digestivos, estreñimiento o retención de líquidos.

Ahora piensa… ¿Cuándo fue la última vez que comiste calabacín? Es una de las primeras hortalizas que toman lo niños y lo hacen en puré, pero lo cierto es que el calabacín es uno de los alimentos más versátiles de la cocina y se pueden preparar de muy diversas y riquísimas formas. Al horno, hervido, frito, crudo y con piel… Además se puede tomar como plato principal o bien como guarnición de carne o pescado o como complemento de pastas, arroces o ensaladas.

Hemos seleccionado nueve recetas con calabacín como ingrediente principal para que incluyas en tu plan de comidas las que más te gusten. Nosotros, como no sabemos con cuál quedarnos, las hemos probado todas y están… simplemente deliciosas. Además son fáciles de cocinar y gustarán a grandes y pequeños.

Pastel de calabacín relleno

Ingredientes para 4 personas: 500 g de carne picada de ternera, 60 g de queso parmesano, 30 g de pan rallado, 2 tomates, 1 cebolla, 1 ajo, perejil, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Paso 1

Cortar los calabacines a lo largo en láminasde 1 cm de ancho. Entrelazar las tiras de calabacín entre sí y forrar un molde previamente pintado con aceite. Reservar.

Paso 2

Pelar y picar el tomate, el ajo y la cebolla. Poner una sartén al fuego con 4 cucharadas de aceite. Añadir la cebolla y el ajo picado y sofreír 3 minutos. Añadir la carne picada y salpimentar. Añadir el tomate y dejar al fuego 5 minutos. Retirar y reservar.

Paso 3

Precalentar el horno a 180º. Añadir el queso rallado y el pan rallado a la carne. Rellenar el molde forrado con el calabacín con lamezcla de carne. Meter al horno 15 minutos y servir.

Se puede acompañar con salsa de tomate.

Flores de calabacín

Nadie podrá resistirse a este plato típico de la cocina italiana por su presentación y su sencillez. Aunque el sabor del calabacín es suave y suele gustar a todo el mundo, las flores de calabacín vienen acompañadas de una suave bechamel y queso, a la que nadie podrá resistirse.

Calabacines rellenos de queso y espinacas

Al igual que con las verduras, el calabacín también está delicioso con alimentos como la carne, el pescado o los quesos. Si en casa te llaman ‘ratón’ porque te encanta el queso, prueba a hacer estos originales rollitos de calabacín.

Tarta de calabacín, berenjena y tomate

El calabacín es una verdura que casa a la perfección con otras hortalizas como el tomate y la berenjena. Si buscas una idea para conquistar a todos tus comensales, esta tarta de calabacín es lo que necesitas. El horno potenciará el sabor, pero debes saber que para que no pierdan sus nutrientes no los pongas a más de 180º.

Chips de calabacín

Si tus hijos siempre te piden patatas fritas para acompañar sus platos, sorpréndeles con esta opción de chips de calabacín. Es un plato fácil de preparar y que puedes acompañar de una deliciosa salsa de yogur, a la que los mayores tampoco podrán resistirse.

Carpaccio de calabacín con nueces y queso feta

Ingredientes para cuatro personas: 500 g de calabacines, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta, 100 g de queso feta, 80 g de nueces, eneldo fresco y limón.

En esta receta, además de ser supersencilla, el calabacín conserva todas sus propiedades. Lo primero que debemos hacer es lavar el calabacín y secar. Cortar en rodajas finas de uno o dos mm de grosor. Después, desmenuza el queso feta y pica un poco de eneldo fresco. Pon una sartén a fuego suave y tostar ligeramente las nueces para que salgan sus aromas. Para terminar, coloca las rodajas de calabacín en círculos concéntricos en cuatro platos. Repartir el queso feta y las nueces por encima. Salpimentar y añadir un poco de aceite de oliva. Terminar con un poco de zumo de limón y eneldo fresco. ¡Delicioso!

Crema de calabacín

Cremas de calabacín hay muchas pero la diferencia de esta receta reside en el sabroso toque que le dan los garbanzos crujientes, aderezados con pimentón y pimienta. Añadir legumbres a tus recetas los convertirán en una opción completa, sobre todo si tiene prisa y solo vas a tomar un plato. ¿Te animas con esta crema de calabacín?

Tortilla de calabacín y queso

Esta receta es ligera y se prepara en muy poco tiempo por lo que podrías cocinarla para una cena o como un segundo plato. Si a tus peques les cuesta comer verduras, con esta propuesta la tomarán casi sin enterarse. Además puedes añadir otras verduras a la tortilla de calabacín y queso y se las comerán sin protestar.

Ensalada de calabacín

Existen infinidad de recetas de ensaladas. Hay tantas opciones como imaginación tengas porque puedes probar a mezclar ingredientes totalmente diferentes y que el resultado sea espectacular. Añadir el calabacín a tus ensaladas es una buena opción al ser un alimento saciante. En nuestra propuesta, los mezclamos con aceitunas negras, pimiento amarillo y piñones.

Calabacín al azafrán

El azafrán es una especia considerada planta medicinal por su poder antioxidante, antidepresivo y por reducir los síntomas del síndrome premenstrual. Si estas propiedades las unimos a las del calabacín, tenemos ante nosotros al plato perfecto. Y si encima el sabor del calabacín al azafrán es toda una delicia para nuestro paladar y es una receta superfácil de preparar, pues mejor, que mejor. ¿Te animas?

Fuente: Leer Artículo Completo